“La política frentista: experiencias históricas y contemporáneas. ¿Cómo se constituyeron? Debates, polémicas, aciertos y dificultades.”

📣Ciclo de formación de las experiencias del Frente Antiimperialista por el Socialismo, Movimiento Proyecto Sur, el MAS de Bolivia y Podemos de España.

En este nuevo ciclo de formación y debate intentaremos conocer el recorrido de distintos frentes políticos, que con distinta suerte intentaron constituirse como alternativa política de las clases trabajadoras y populares, con sus diferencias históricas e ideológicas. El factor de la unidad resulta aún un eje difícil de resolver, pero indispensable para cualquier proyecto que consecuentemente se proponga construir una fuerza transformadora desde el seno del pueblo trabajador. Nuestro recorrido en este ciclo comenzará con la experiencia del Frente Antiimperialista por el Socialismo que se desarrolló en nuestro país a mediados de la década del ’70, recorrerá las experiencias del Movimiento Proyecto Sur de Pino Solanas, buceará en el camino del Movimiento al Socialismo de Bolivia que logró llevar a Evo Morales a la presidencia, y la experiencia de Podemos de España que ha tenido importantes rupturas en tiempos recientes con fuertes debates y con una parte de su antigua conformación hoy en el gobierno junto al PSOE. ¿Cómo se conformaron estos frentes? ¿Qué formas organizativas desarrollaron? ¿Qué composición social tuvieron? ¿Cuáles eran los criterios de construcción unitaria? ¿En que fueron novedosos y en que acertaron? ¿Qué límites tuvieron? ¿Qué polémicas?

📌Los encuentros serán mensuales de 3hs (aprox.), incluirán materiales de lectura, audiovisuales y breves charlas en vivo con protagonistas o investigadores/as de cada proceso. Inscripción abierta y gratuita.

✊Primer encuentro – Sábado 22 de mayo de 15hs a 18hsEl FAS: Frente Antiimperialista y por el Socialismo. “Un ejército político de masas impulsado por el PRT” Lisandro Silva Mariños. Con la participación como invitado de Lisandro Silva Mariños investigador de la experiencia del FAS

✊Segundo encuentro – Sábado 19 de junio de 15hs a 18hsMovimiento Proyecto Sur: una propuesta de Pino Solanas. Auge y caída de una confluencia antiimperialista que tuvo gran proyección política hace casi una década.

✊Tercer encuentro – Sábado de julio (fecha y horario a confirmar)El Movimiento al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) de Bolivia. Su nacimiento al calor de grandes luchas populares, la confluencia de movimientos indígenas, campesinos y sindicatos en una camino de lucha por el gobierno y el poder político.

✊Cuarto encuentro – Sábado de agosto (fecha y hora a confirmar)Podemos de España: ¿progresismo radical? Organización y surgimiento, recorrido, tensiones y división.

📌Para inscribirte y recibir los materiales, completá el siguiente formulario: https://forms.gle/hr4NYFNBTJojUDxK8

La lucha del Pueblo Colombiano Continúa

A pesar del cerco mediático, del silencio cómplice, de las falsas noticias de los medios hegemónicos y de la estigmatización a la protesta social, las calles de Colombia gritan y resisten desde hace 4 días, iniciando con la convocatoria para el Paro Nacional en contra de la Reforma Tributaria propuesta por el Gobierno.

Desde entonces hasta hoy las protestas continúan, ya son por lo menos siete personas las asesinadas por las fuerzas policiales, mujeres violadas , centenares de heridxs ,detenidxs y desparecidxs

La protesta no solo apunta a la reforma, de por si injusta, irresponsablemente presentada en el pico de la pandemia y que no es otra cosa que un ajuste a los sectores más golpeados y abandonados históricamente, es un grito de hartazgo de un pueblo que no se calla más ante la desigualdad, la pobreza, el abandono, el asesinato de liderezas y líderes sociales, los mal llamados falsos positivos, el rechazo a un sistema de salud que solo brinda servicios de calidad a quienes pueden pagarlos.

Desde el 28 de abril las calles están llenas, no solo en las grandes plazas sino en cada rincón del país; al ritmo de la música, el baile, el teatro, la organización popular emite un grito creciente en medio de la brutal represión policial que sin sin duda tomó mas fuerza en atención al anuncio oficial de la militarización de las calles.

La organización del pueblo Colombiano logró tumbar la reforma, pero esto no es suficiente y el reclamo continúa, es imprescindible que las organizaciones de derechos humanos, sociales, políticas repliquen y visibilicen la lucha del pueblo Colombiano.

Repudiamos la represión por parte del estado, y manifestamos nuestra sentida solidaridad con el pueblo colombiano.

Asamblea 10 de abril 2021 – Proyecto Político Emancipatorio.

Este sábado 10 de abril se concretó la Asamblea virtual que inauguró nuestro nuevo Proyecto Político Emancipatorio.

Con más de 200 conexiones simultáneas, la participación de 10 organizaciones políticas y sociales desde diferentes provincias y un amplio nivel de acuerdo político y organizativo, la asamblea confirmó que esta iniciativa tiene suelo fértil y potencia militante.

Por eso, seguimos convocando a quienes quieran ser parte de este proyecto a completar el formulario de contacto en nuevoproyectoemancipatorio.com.ar, así como a comunicarse vía mail a proyectoemancipatorio@gmail.com, para sumarse a las iniciativas que haremos públicas en los próximo días.

Hemos dado el primer paso para cambiar todo lo que deba ser cambiado. Te invitamos a hacerlo colectivamente.

Gálvez: Nace una Biblioteca para el pueblo

Nace una Biblioteca para el pueblo. La “Brigada Solidaria del Che” de la ciudad de Gálvez, Santa Fe, inauguró la “biblioteca barrial José de San Martín”, en la “Asociación Vecinal Santa Margarita”. El espacio eligió su nombre en homenaje a una de las figuras más importante de las guerras de la primera independencia contra el colonialismo español. Evoca así el legado revolucionario del libertador sudamericano que enfrentó los ejércitos realistas en lo que era el virreinato del Río de la Plata y el Alto Perú.

La Brigada Solidaria busca fomentar la lectura de un amplio abanico de libros y revistas en pos del desarrollo cultural.  Como forma de poder confrontar también con la cultura que se irradia desde las redes sociales y medios de comunicación dominantes, que en muchos casos están controlados por intereses de grupos económicos concentrados y afines a la derecha política, o sectores antipueblo. La lectura de historia, literatura, y otras ramas del conocimiento propicia el desarrollo del pensamiento crítico y es uno de los factores imprescindibles en los procesos de liberación de los pueblos.

La biblioteca Barrial abre los sábados de 9 a 12 hs., gestionado por la Brigada Solidaria del Che, y proponen una cuota solidaria de $30.  El objetivo es apoyar también la olla popular que se sostiene los fines de semana, en una de las tantas barriadas más castigadas por el ajuste y la carestía, consecuencia de la crisis capitalista actual.

La Biblioteca, la copa de leche y la olla popular son iniciativas que surgen desde abajo, desde el mismo pueblo trabajador, ante la pasividad del poder político e institucional que sostiene la política tradicional y que relega a último lugar las necesidades populares. El objetivo de estas propuestas no sólo es dar una respuesta como pueblo organizado sino mostrar un camino hacia el resto de la sociedad galvense, para resolver los problemas de un sistema que cada vez más muestra su impotencia para brindar los medios de subsistencia a la inmensa mayoría trabajadora.

Rebelión y Masacre: 19 años de impunidad, 19 años de Lucha. (Video informe)

Cobertura del acto realizado en Rosario por familiares y organizaciones sociales, sindicales y DDHH a 19 años de la rebelión popular y represión estatal del 19 y 20 de Diciembre del 2001.

Hablan familiares de las victimas de la masacre desatada por la Policía de Santa Fe en el territorio bajo la órbita del por entonces Gobernador Carlos Reutemann, actual Senador de la Nación, y del secretario de Seguridad Juan José Álvarez.

La impunidad de la represión desatada ante la justa rebelión del pueblo, frente a las consecuencias de políticas neoliberales de hambre y desempleo, fue perpetuada con la complicidad del Poder Judicial de la Provincia, que a pesar de la incasanble lucha popular por verdad y justicia, dejó libres a la mayoría de los autores materiales de los crímenes de Estado, y encubrió a los responsables políticos y autores intelectuales de la masacre.

La Lucha sigue, como dijeron lxs protagonistas de este acto popular, y la justicia la construimos entre todxs, a pesar de los administradores de justicia.

Emergencia habitacional en Olavarría: un problema estructural que se soluciona con el reparto.

Hace tiempo que la Mesa de Emergencia de la localidad de Olavarría (provincia de Buenos Aires) viene desempeñando un papel muy importante al momento de visibilizar y llevar adelante diferentes reclamos frente al gobierno municipal. Se trata de un espacio de coordinación conformado por diferentes organizaciones sociales, sociedades de fomento, juntas vecinales, merenderos, comedores y personas independientes, que ante una situación socioeconómica cada vez más acuciante se organizaron para luchar por derechos tan básicos como el acceso a la vivienda digna. Así es que desde el 29 de septiembre se está sosteniendo un acampe frente al edificio de la Municipalidad, bajo la consigna de Acceso Justo al Hábitat, las mismas palabras que de manera rimbombante dan nombre a la Ley provincial N° 14.499/12 pero que al momento de efectivizarse no son más que un título bonito. Para comprender esta acción de lucha en particular, la de Guernica o tantas otras similares a lo largo y ancho del país, es necesario preguntarse qué es lo que está en el fondo del problema habitacional, el cual se agudiza en un contexto de crisis sistémica a nivel global.

En Argentina la problemática del acceso a la vivienda es estructural y se vincula directamente con la cuestión de la distribución de la tierra. Basta con revisar un poquito de historia para darse cuenta de que el poder se ha asentado sobre la propiedad de la tierra y un sistema jurídico que santifica la propiedad privada. De hecho, la misma constitución del Estado Nacional se erigió sobre la base de la expropiación territorial a los pueblos originarios. Sino de qué otra manera pueden entenderse las genocidas acciones, perpetradas por el ejército argentino a fines del siglo XIX tanto en Patagonia como en el Gran Chaco. El Código Civil argentino desde sus orígenes mismos se ocupó de proteger la “absolutividad” de la propiedad, que no es otra cosa más que la imposibilidad de que dos o más personas compartan derechos sobre la misma cosa.

La experiencia de lxs compañerxs de Olavarría pone de manifiesto lo que en la década del 70 advirtiera el filósofo y geógrafo Henri Lefevbre, quien sostuvo que el poder dominante ejerce su poder a través del territorio y a través de dos mecanismos: la propiedad privada del suelo y la acción estatal. La lucha de clases se materializa a través de las características que adquiere un determinado territorio, en la existencia de barriadas trabajadoras situadas en espacios no aptos o con las peores condiciones medio ambientales. Las relaciones sociales capitalistas se expresan también en la vigilancia y represión sobre ciertos barrios y en la vista gorda que hace el Estado frente a los millonarios negocios ofrecidos por la especulación inmobiliaria, que terminan engordando las cuentas de la misma clase que históricamente ha despojado a lxs trabajadorxs.

En este marco la presentación el 8 de éste mes de un proyecto de Resolución redactado por las organizaciones sociales que conforman la Mesa de Emergencia, para que el Concejo Deliberante apruebe la conformación de un Concejo Local de Hábitat y Vivienda, no constituye una acción menor. Por el contrario, se trata de una muestra de capacidad autogestiva desde abajo, cuestionadora de la lógica mercantilista que se impone cuando desde las oficinas del poder se proyecta el tan enaltecido “desarrollo urbano”.

Son muchas más las actividades que se realizan en el marco de esta lucha, desde charlas de formación referidas a la ley de Acceso Justo al Hábitat, actividades culturales e incluso la confección de un padrón de familias sin vivienda en la ciudad. Trabajo este último que se ha visto garantizado y facilitado por la presencia de una nutrida red de referencias barriales que participan en los espacios asamblearios.

El derecho al hábitat, una quimera si no se tocan los intereses de la especulación:

“Las tierras fiscales, deben ser destinadas a familias en situación de vulnerabilidad habitacional. El acceso a la vivienda digna es un derecho constitucional. Los precios de la tierra son inaccesibles para la clase trabajadora”.

Esas son solo algunas de las consignas que se repiten en las publicaciones de redes sociales desde que arrancó el acampe y desnudan mejor que cualquier estadística dónde se debe poner el foco, si lo que se quiere es abordar con un mínimo de justicia la falta de vivienda para miles de personas. Como a todo en este mundo, el capital ha impreso su sello en la forma en que se produce y genera la ciudad, el espacio urbano en sí mismo. Si en determinado momento en la historia de nuestro país, muchas de las ciudades se orientaron hacia la satisfacción de las demandas del capital industrial, es a partir de los años 80 que pasan a responder al capital financiero y especulador basado en el mercado inmobiliario. Así los barrios, la infraestructura o las calles pasaron a ser tratadas como si fuesen mercancía y no como derechos de las personas, todo esto claro, con el beneplácito del Estado.

Entonces una política de gobierno tendiente a hacer mínimamente más accesible la vivienda para la clase trabajadora, necesariamente debe priorizar el hábitat por sobre el negocio de la especulación inmobiliaria y lo que es más importante, debe tocar los intereses burgueses centrados en la renta urbana. ¿Cómo hacerlo? Aunque sea empezando por hacer cumplir la pila de legislación y texto jurídico existente tanto a nivel provincial, nacional e internacional  en materia de derecho  la vivienda.[1]

La demanda de creación del Concejo Local de Hábitat y Vivienda en Olavarría contiene en sí misma una importante dimensión política, porque puede convertirse en una forma alternativa de proyectar la ciudad, pero además porque incluye la participación de las organizaciones sociales en esa proyección. Tal como lo plantean lxs compañerxs de la Mesa de Emergencia, la lucha y la organización son el camino. Y ese camino implica cuestionar lo injusto y transformarlo a partir de la solidaridad y la fuerza colectiva.

 

notas

[1] La ya mencionada ley 14.449, la Constitución Nacional y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales

Freire: entre la educación popular y las revoluciones

por Mauro Conte

Eso es lo que la Revolución, como Revolución y como gran muestra, nos ha ido enseñando a todos nosotros. Y por lo pronto toda revolución es un extraordinario proceso de educación. Por eso, revolución y educación es una sola cosa.

Fidel Castro, 9 de abril de 1961

Hablar de educación popular o pedagogía de la liberación, indudablemente  nos conduce a los caminos del gran pedagogo Paulo Freire, que con su método educativo revolucionario cambió los métodos pedagógicos de alfabetización, su práctica y su pensamiento fueron una herramienta de emancipación para miles de latinoamericanos en el ámbito de la educación y en el de las luchas sociales y políticas, poniéndose al servicio de las clases subalternas mediante una postura revolucionaria en la educación y en la vida.

Freire, político, escritor, pensador, revolucionario y el pedagogo más influyente del siglo XX, nace el 19 de septiembre de 1921 en Recife, al noreste de Brasil en la capital del Estado de Pernambuco. Proviene de una familia de clase media-baja, víctima  de las depresiones económicas de la crisis de la década del treinta, palpando desde temprana edad  las desigualdades y los padecimientos de su pueblo. Brasil, en los años sesenta, tenía  más de la mitad de su población analfabeta. Freire ve que a través de la alfabetización y de la educación popular de adultos es posible lograr la liberación de las personas para que puedan comprender su realidad y transformarla, para comprometerse como sujetos políticos en la historia.

En el año 1960 Freire, junto a otros alfabetizadores, funda el Movimiento de Cultura Popular (MCP) en el que amplía su concepto de alfabetización y de educación de adultos, pudiendo aplicar en la praxis su método en la localidad de Angicos en Río Grande del Norte, donde enseña a leer y a escribir a alrededor de 300 trabajadores y trabajadoras de las plantaciones de caña de azúcar. Comienza aplicando su método de alfabetización  basado en la comprensión de su lenguaje popular, en el modo de expresión cotidiano y en la concientización de los debates políticos, económicos, sociales e históricos que atravesaban las comunidades. Con el propósito  de alfabetizar, desarrolló un método que fue mucho más que juntar sílabas, fue un proceso de concientización de las personas para sacarlos de la cultura del silencio (el analfabetismo)  para apoderarse de la lectura y escritura como un arma política. Freire considera que el universo delvocabularioes el conjunto de palabras con que los sujetos interpretan el mundo, conteniendo los temas y problemas que son significativos para los educandos, articulando a estos sujetos su experiencia existencial con las dificultades estructurales de su realidad.

Reconoce en sus lecturas a José Martí, héroe nacional cubano, unos de los pensadores y pedagogos más influyentes en la cultura y educación del siglo XIX en América, considerado por Fidel Castro el autor intelectual de la revolución cubana. A Freire le llegan noticias de la revolución cubana cuando trabaja en Recife con el Movimiento de Cultura Popular (MPC). Germano Coelho, presidente de ese movimiento, fue invitado a visitar Cuba, regresando con la cartilla cubana[1] de alfabetización en momentos en que el movimiento buscaba un método de alfabetización que ponga en primer plano lo político.

Estas  cartillas podrían haber sido un puntapié para la consolidación  del propio método de Freire, en relación al concepto que llamará luego, la palabra-generadora.

La teoría pedagógica de Freire ponía en valor el conocimiento de esos trabajadores y trabajadoras que cortaban caña de azúcar, afirmando que tienen conocimientos adquiridos, que no son objetos sin conocimientos en su existencia. El médico, el abogado o un maestro no saben ni tiene la habilidad de cortar caña de azúcar, no son capaces de desarrollar la destreza para realizar ese trabajo, enseñándoles que no hay nadie más culto que otro, sino que hay culturas paralelas con procesos que arrastran historias socioculturales distintas, y que se complementan en la vida social. Mediante la alfabetización como práctica político pedagógica Freire busca transformarlos en sujetos que tomen conciencia de los problemas que lo aquejan en el mundo, para transformar la realidad histórica de miseria, opresión, esclavitud que sufría más de la mitad de la población analfabeta en Brasil, introduciéndolos en una visión crítica de sus realidades y comprometiéndolos en el camino hacia su liberación.

El método alfabetizador de Freire debe ser el primer paso para la acción- reflexión de las clases populares. La enseñanza de la lectura y escritura no debe enfocarse en un acto de enseñanza mecanicista, sino en  una concientización de la lucha de clases, de la humanización de la sociedad, de la lucha enérgica contra el imperialismo, las injusticias sociales y una reivindicación de acceso gratuito y de calidad de la educación y salud. El ejemplo de Paulo en América Latina dejó sembrado un campo de trabajo teórico y práctico en el que a lo largo de 40 años dejó plasmado en escritos, pero principalmente con su praxis, una base solida, un andamiaje seguro para los educadores y educadoras populares que educan para la liberación en todo el continente. Freire personifica un movimiento que va más allá de su persona y que lo nombra como un sujeto pedagógico colectivo

Este sujeto pedagógico colectivo, con una caracterización pedagógica que se posicione ante la realidad territorial y que apueste a la educación como herramienta fundamental de transformación cultural, es imprescindible para lograr revolucionar y consolidar el proyecto educativo, destinando nuestras fuerzas, conocimientos, capacidades, amor, comprensión, paciencia y nuestro tiempo a las clases sociales marginadas, a los trabajadores y a diversos sujetos sociales (indígenas, migrantes, sectores urbanos populares, infancias vulnerables, colectivos LGBT).

La dialogicidad es un punto central en la obra de Freire, es la esencia de la educación para llegar a la liberación, este concepto lo describe en su obra más conocida en el mundo, Pedagogía del oprimido, escrita en Chile y publicada en México en 1970.Toma el diálogo como un fenómeno humano que nos revela la palabra, como una herramienta que nos acerca a los sectores populares, a comprender su realidad, con un acto de fe, confianza y compromiso con los oprimidos. Freire en Pedagogía del oprimido  realiza una serie de preguntas para posicionarnos frente a esos sujetos de las clases populares, preguntas que nos sumergen en una autocrítica propia al momento del diálogo en la educación popular: ¿Cómo puedo dialogar si aliento la ignorancia, esto es, si la veo siempre en el otro, nunca en mí? ¿Cómo puedo dialogar si me admito como un hombre diferente, virtuoso por herencia, frente a los otros, meros objetos en quienes no reconozco otros “yo”? ¿Cómo puedo dialogar si me siento participante de un “gheto” de hombres puros, dueños de la verdad y del saber, para quienes todos los que están fuera son “esa gente” o son “nativos inferiores”? ¿Cómo puedo dialogar si parto de que la pronunciación del mundo es tarea de los hombres selectos y que la presencia de las masas en la historia es síntoma de su deterioro, el cual debo evitar? ¿Cómo puedo dialogar si me cierro a la contribución de los otros, la cual jamás reconozco y hasta me siento ofendido con ella?

El legado que Freire nos deja es que sin dialogicidad, sin humildad, jamás nos podríamos acercar al pueblo, a aquellos sectores vulnerables, golpeados con las injusticias del sistema capitalista, debemos acercarnos con humildad, amor, y escucharlos para poder sentir sus vivencias lo más cercanas posible. Una cuestión fundamental, para Freire, es que los educadores populares sepan cuál es su comprensión del acto de conocer, conocer para qué, conocer con quiénes, conocer a favor de qué, conocer contra qué, conocer a favor de quiénes, conocer contra quiénes y qué postura ideológica tomamos en el acto de enseñar, todas estas preguntas deberían realizarse en el ámbito de la educación popular.

Pedagogía del oprimido es un texto que contiene un claro ejemplo de la importancia de la dialogicidad, del acercamiento y admiración de Freire hacia el comandante Ernesto Che Guevara. Redescubrir  los senderos de Che como educador popular es indudablemente entrelazarlos con el camino de Paulo Freire y su pedagogía de la liberación.

El dialogo que el Che entabla con los campesinos en la Sierra Maestra es  lo que Freire llama dialogicidad de la educación, el diálogo como fenómeno humano que nos revela la palabra para transformar la realidad y mediante el cual nos reconocemos como tales. Ese acercamiento del Che a los campesinos, para que a través del diálogo conocer sus necesidades, sus sufrimientos y palpar sus pensamientos a través de la verdad en la palabra, de reconocer al otro, mostrándose como un hombre que no es diferente a sus realidades, sin creerse que es dueño del saber y la verdad, con humildad, sabiendo que es un diálogo con el pueblo mismo. Esta dialogicidad se ve reflejada en la educación popular, como una práctica educativa con carácter humanizante, pendiente de aquellos sentimientos que se desarrollan en el aula, en un espacio de escucha y comprensión de las realidades por las que atraviesan los estudiantes de los bachilleratos populares.

La comunión dialógica del Che con las masas de campesinos en Sierra Maestrase orientó en buscar a través del vínculo colectivo introducirlos en la comprensión del sistema que los oprime para llegar a la liberación.

Freire cita al Che en el texto:

“Fue así, a través de un diálogo con las masas campesinas, como su praxis revolucionaria tomó un sentido definitivo. Sin embargo, lo que Guevara no expresó, debido quizás a su humildad, es que fueron precisamente esta humildad y su capacidad de amar las que hicieron posible su “comunión” con el pueblo. Y esta comunión, indudablemente dialógica, se hizo colaboración.

Reconoce que su comunión con el pueblo dejó de ser teoría para convertirse  en parte definitiva de su ser, y al referirse a sus encuentros con los campesinos “leales y humildes”, en un lenguaje a veces evangélico, este hombre excepcional revelaba una profunda capacidad de amar y comunicarse”.

Reconoce que su comunión con el pueblo dejó de ser teoría para convertirse  en parte definitiva de su ser, y al referirse a sus encuentros con los campesinos “leales y humildes”, en un lenguaje a veces evangélico, este hombre excepcional revelaba una profunda capacidad de amar y comunicarse”.

El ejemplo solidario del diálogo dentro de la educación popular hacia los estudiantes es un proceso de generar la confianza, la escucha y el consejo hacia los alumnos y alumnas en relación hacia sus problemas personales, que desde el aprendizaje colectivo abre puertas para desarrollar sus potencialidades utilizando como herramienta principal la palabra. Sin esta dialogicidad- que Freire la hizo práctica en toda su vida como militante y educador popular- nos alejaríamos de las clases populares, reproduciendo la educación bancaria, la educación tradicional de un maestro que enseña y educandos que escuchan, procedimientos que los educadores y educadoras populares debemos concientizar para erradicar.

El acercamiento y la afinidad de Freire con el proceso revolucionario lo llevan a enriquecedoras experiencias de trabajo y de fusión con los sectores populares de los países donde deja su huella pedagógica. El 31 de marzo de 1964 se produce el golpe militar en Brasil al gobierno democrático de Joao Goulat, iniciando lo que iba volverse recurrente en Latinoamérica, con la participación activa de los Estados Unidos. Freire debe exiliarse en Bolivia pero ese mismo año otro golpe  militar lo sorprende allí impuesto por la junta militar boliviana, comandada por el general de aviación René Barrientos Ortuño, y nuevamente debe exiliarse, esta vez con destino a Chile donde años más tarde participa del proceso revolucionario del gobierno de Salvador Allende de la Unidad Popular. Allí dicta clases en la universidad de Santiago, desarrolla un amplio trabajo de alfabetización en áreas rurales y asesora diversos programas de capacitación vinculados con la reforma agraria.

Comparte sus experiencias de alfabetización trabajando para diversos países del continente africano: Guinea-Bissau, Angola, Cabo Verde, Sao Tome y Príncipe, la ciudad española de Granada y Nicaragua. Entra en contacto con procesos africanos a raíz de su estadía en Ginebra como consultor del Departamento deEducación  del Consejo Mundial de Iglesias (y su contacto con diversos procesos tanto de África como América Latina) donde comienza a trabajar en la alfabetización en 1970.  Su actividad más intensa y prolongada la realiza en Guinea-Bissau y Sao Tomé y Príncipe. Junto  a su equipo del Instituto de accióncultural (IDAC) fueron invitados en 1975 por el gobierno de Luiz Cabral (GuineaBissau) a colaborar en el diseño de la campaña de alfabetización. En Sao Tomé yPríncipe colaboró en la producción de los cuatro primeros Cuadernos de culturapopular. La educación como práctica política atraviesa toda la obra de Freire, haciendo referencia al aspecto político de la educación, nutriéndose de estos procesos revolucionarios tanto en África como en Latinoamérica estudiando y reflexionando sobre sus realidades, afirmando que el cambio para las sociedades oprimidas es la revolución:

El camino para la realización de un trabajo liberador efectuado por el liderazgo revolucionario no es la propaganda liberadora. Este camino no radica en el mero acto de depositar la creencia en la libertad de los oprimidos pensando conquistar así su confianza, sino en el hecho de dialogar con ellos. Es preciso convencerse de que el convencimiento de los oprimidos sobre el deber de luchar por suliberación  no es una donación hecha por el liderazgo revolucionario sino resultado de su concientización”

Invitado por el gobierno revolucionario para colaborar en la preparación de la Cruzada Nacional de Alfabetización, Freire estuvo en Nicaragua a fines de octubre de 1979 trabajando particularmente en el equipo encargado del diseño de la metodología,siguiendo estrechos vínculos con procesos revolucionarios. Fernando Cardenal fue el coordinador de esa Cruzada Nacional de Alfabetización y estrecho colaborador de Freire:

“…en realidad durante la cruzada yo no aprendí cómo se enseña a leer y a escribir. En aquellos meses no tenía tiempo para aprenderlo ni era ése mi trabajo. Pero sí me tocó tomar la decisión, y eso fue importantísimo, que nuestra Cruzada adoptara el método de Paulo Freire. Fue una decisión clarísima desde el comienzo: no sólo íbamos a enseñar las letras y lo que esas letras significaban, también íbamos a hacer que el campesino y la campesina, el trabajador y la trabajadora conocieran su propia realidad y el contexto económico, social y político en que vivían. Les íbamos a enseñar a contestar preguntas como está: ¿por qué soy pobre? Queríamos que aprendieran a distinguir entre una tragedia como una sequía o un terremoto y una tragedia como la pobreza. Queríamos que entendieran que la naturaleza provoca los huracanes y que la pobreza la provocan los seres humanos. Hacer esta distinción es concientizar”.

Unos de sus sueños era visitar Cuba, produciéndose la primera y única visita en 1987: “…para mí la Campaña de Alfabetización de Cuba, seguida años después por la de Nicaragua, constituye uno de los más importantes hechos de la historia de la educación en este siglo”. En los últimos años de su vida, Freire se radica definitivamente en Brasil luego de un exilio de dieciséis años que lo llevó a  una larga entrega de militancia y lucha por desterrar el analfabetismo en el mundo. En 1988 gana las elecciones municipales de San Pablo Luiza Erundina representando al  Partido de los Trabajadores (PT) y nombra a Paulo Freire en el cargo de la Secretaría de Educación con un proyecto de una nueva gestión pública, basado en su experiencia como educador popular,  que se encamina a la construcción de poder popular hacia una emancipación de la clase obrera articulando políticas públicas y movimientos sociales.

Al mando de la Secretaría de Educación su proyecto pedagógico se basa en puntos clave para la transformación de una educación: planeamiento participativo, pedagogía popular, consejos de escuelas, la reorganización curricular, la formación permanente de educadores y educadoras, ampliar el acceso de los sectores populares a la educción, democratizar el poder pedagógico, fomentar la construcción colectiva y erradicar el analfabetismo. Agobiado por sectores de derecha y las críticas de las burguesías y las complejidades por cambiar un sistema educativo “bancario”, Freire renuncia al cargo de Secretario de Educación en mayo de 1991.

Durante toda su trayectoria como pedagogo nos transmitió que la educación popular es la pedagogía de las preguntas y no de las respuestas repetidas, lo que nos lleva a reflexionar porqué un hombre con su experiencia militante, de fundirse con los sectores populares y pasar a ser actor determinante en la construcción de un nuevo horizonte educativo, toma la decisión de dar un paso al costado. Esto nos  genera preguntas: ¿Cuál fue el factor determinante de su renuncia? ¿Lo agobió el burocratismo estatal? ¿Dio un paso al costado al no poder realizar el cambio estructural educativo? ¿Quiso volver a las bases, a fundirse con las clases populares para seguir educando desde abajo y a la izquierda? ¿Si Freire no pudo cambiar el sistema educativo, podremos nosotros  como educadoras y educadores populares lograrlo?

Estas preguntas sin respuestas definidas son el mejor homenaje que podemos hacerle a un hombre excepcional en el aniversario 99 de su nacimiento. Muere el 2 de mayo de 1997 dejándonos sus obras fundamentales y sus palabras en muchísimas conferencias y reportajes, pero sobre todo nos deja su ejemplo, que es uno de los pilares principales de la educación popular.

Las educadoras y educadores populares no estamos solos, Freire dialoga permanentemente en nuestros lugares de militancia, en un aula trasmitiendo concientización, alfabetizando en las villas o un barrio popular del conurbano, realizando una olla popular, promoviendo actividades culturales, entrelazándonos con la plurinacionalidad de lenguas y culturas de los sectores populares. Seguramente la lucha será prolongada hacia el camino de la formación de la mujer y el hombre nuevo pero como educadoras y educadores populares debemos tomar conciencia del momento histórico que atravesamos en este presente de la educación popular.

Freire nos muestra el camino, vuelve a dialogar, en esos momentos en que las fuerzas flaquean un poco, cuando sabemos que la lucha política es de largo aliento contra un sistema de sociedad capitalista, individualista y patriarcal, la pedagogía de Freire nos deja un andamiaje firme en el cual sostenernos, una base solida en la cual apoyarnos para que nuestros alumnos y alumnas tomen conciencia del acto revolucionario de aprender, que, como todo acto revolucionario, es un acto de amor a la humanidad.

Notas

FREIRE, P. (2014). Pedagogía del oprimido. Buenos Aires: Siglo veintiuno.

DELGADO, M. (2012). ¿Qué es la educación popular? . La Habana: Caminos.


[1]Las cartillas eran guías de alfabetización que repartían a los maestros. 

La solidaridad organizada. 2 años del Comedor Pocho Lepratti de Olavarría

Construir desde abajo

El 9 de Agosto cumplimos 2 años intensos de lucha en el “Comedor Pocho Lepratti”, de Olavarría. Frente a la situación económica de la gente del barrio y alrededores y la falta de ayuda del estado, con un grupo de vecinos y vecinas nos reunimos y decidimos abrir este espacio de asistencia; a sabiendas de que íbamos a tener que asistir no solo con comida, sino que también con mobiliario, camas colchones, frazadas, etc.

En un principio solo se cocinaban los días miércoles, pero ante la gran demanda se extendieron a 3 días a la semana. Al comienzo, todo este trabajo de hormiga lo llevamos adelante lxs militantes, más un grupo reducido de voluntarixs, que sin importar el día, horario, sea domingos, feriados, llevan y traen donaciones en sus propios vehículos para cumplir con el objetivo diario.

Fue desde este núcleo que abrimos el juego al resto de los espacios que, a la par nuestra, venían organizando de manera similar en otros barrios y a partir de que conformamos la “Mesa de Emergencia”, logramos nuclear varios comedores y puntos de referencia de asistencia territorial. Hoy, desde la “Mesa de Emergencia”, se asiste con mercadería a 6 comedores, los cuales llevan adelante este mismo trabajo de asistencia.

Para recaudar fondos se hacen eventos solidarios, recitales, variettes culturales, ferias, venta de comestibles. Este año, conmemorando los 2 años de apertura del comedor, lanzamos una venta de botellas con nuestro logo y el de la sede donde trabajamos: Sociedad de Fomento Provincia Unidas. Todo lo recaudado va destinado a alimentos, los cuales más allá de que los vecinos y colaboradores nos donan,  a veces no llegamos a cubrir todo lo que se necesita y se nos hace cuesta arriba.

El comedor lleva el nombre de Pocho Lepratti para contribuir a que no se olvide al líder comunitario y su labor bien desde abajo, como él decía, “el trabajo de hormiga”. Fue asesinado en plena crisis del 2001, luego de haberle gritado a la policía “No disparen, aquí solo hay pibes comiendo”; y ahí nació “El ángel de la bicicleta”.

No queríamos ponerle un nombre vacío de contenido, tiene que quedar bien en claro que tenemos un contenido político determinado.

Funcionamos en la sede de la Sociedad de Fomento Provincias Unidas, donde se dan talleres de apoyo escolar para niñxs y allí también reciben una merienda. Hay una escuelita de fútbol femenino; una escuelita de futbol para niños. Allí se enseñan los valores del trabajo en equipo, del respeto y compañerismo, tanto dentro como fuera de la cancha, en la vida cotidiana.  

La sede cumplió “50 años construyendo en el territorio”. Allí la comisión directiva y vecinos trabajan a diario para la gente. Todas las tardes vienen lxs niñxs del barrio a jugar a la pelota. Este es su punto de encuentro, un lugar donde juegan y se sienten cómodos y en familia. Encuentran en nosotrxs el apoyo y acompañamiento que a veces necesitan. Sus padres confían que ellos están en un lugar seguro, divirtiéndose, jugando y aprendiendo.

Solemos hacer un gran festejo cada año por el día de la niñez, para aproximadamente 400 niñxs. Inventamos juegos que dejen una enseñanza, y así pasan todxs una linda tarde en familia. También participan artistas callejeros, y culminamos con una banda para que toda la familia pueda disfrutar y bailar. Si bien este año no pudimos festejarlo, no quisimos pasar por alto esta fecha y cada niñx del comedor se llevó su regalito, golosinas y juguetes que nos donan quienes se acercan a nuestro espacio. La suma de voluntades tiene su fruto, y cada niñx se fue feliz a su hogar, con su comida y su presente.

https://www.facebook.com/comedorpocho.lepratti

Para nosotres siempre es 26. Crónicas desde la Olla Popular Marielle Franco

Es 26 de julio, y estamos terminando la jornada del 7mo. domingo de la Olla Popular Marielle Franco. Como cada fin de semana cocinamos una olla organizada desde la solidaridad, para quien la necesite en el barrio de San Cristóbal. Vienen personas de distintos lados, a veces, de bastante lejos, nos felicitan por la comida que está “siempre muy rica” y que “gracias por lo que hacen… se necesita”, “traje algunas cosas para el roperito, las dejo y vengo por la porción”, “si necesitan una mano con algo, avisen”. Ya muchas personas vienen de forma frecuente, nos vamos aprendiendo los nombres mutuamente–hay que recordar que necesita un par de zapatos talle 41– “si nos llegan te los guardamos”. Alguien pregunta por una frazada y por suerte “justo hoy nos trajeron esta”. Como cada mañana de domingo, nos levantamos temprano con el equipo de entrega de la comida, llegamos al local a preparar todo, limpiamos, armamos el roperito y ponemos algunas sillas afuera, para quienes vienen temprano a esperar a las 12 que esté la comida. Llega una compañera en auto con la olla –es que es otro el equipo de cocina porque así nos repartimos las tareas– y la ponemos a calentar. Evaluamos si alcanza y si creemos que nos puede quedar corta, ahí nomas nos ponemos manos a la obra y cocinamos un poquito más. Domingo a domingo enfrentamos desafíos nuevos y realidades diversas, siempre es más que un plato de comida o un saco del roperito lo que las personas necesitan.

Hoy 26 de julio, se cumple un nuevo aniversario del asalto al cuartel Moncada en Cuba, un hito fundante de la Revolución Cubana. En la mesa de entrega, desplegamos unos banderines, uno es la bandera de Cuba y el otro, la del Movimiento 26 de Julio. A los cinco minutos, llega una familia y se quedan mirando las banderitas, a una compañera se le ocurre decirles “hoy es el aniversario de…”, y con una sonrisa le dicen que son Cubanxs, nos reímos mucho. Entre ellxs, un joven que llegó a mediados del 2019 y una mujer que está hace dos años, y aún tienen la residencia precaria que deben renovar cada 3 meses, “nos cuesta mucho que nos den el DNI” y “qué difícil es cuando las ayudas del gobierno por lo mismo, no nos llegan” y “estamos sin trabajo, pero nos dan una mano estudiantes de la UBA…  ¿puedo ver la ropa?”.

El 26 de julio de 1953, Fidel Castro junto a varixs compañerxs asaltaron al cuartel Moncada, en el camino de derrocar la dictadura de Fulgencio Batista, representante títere del imperialismo estadounidense en la isla. La lucha fue por la independencia y por una sociedad justa, que culminó con la victoria sobre la dictadura el primero de enero de 1959. No podemos callar que la necesidad de esta Olla, es producto justamente de la injusticia social, cultural y económica, y que esa injusticia se forja en la extranjerización y privatización de nuestros bienes comunes y del producto de nuestro trabajo. La vigencia de las luchas de quienes nos precedieron, nos impulsa a seguir adelante para transformar nuestra realidad.

Nunca debemos olvidar los por qué y los para qué.

¡Arriba la solidaridad y la organización!

Bachillerato “Puños de Libertad”. Parte III

por Mauro Conte

Educación Popular en tiempos de pandemia

El presidente Alberto Fernández establece a partir del 16 de Marzo de 2020 el Aislamiento social preventivo y obligatorio llamando a cuarentena en el contexto de la pandemia del COVID-19 con la consecuente suspensión de las clases presenciales en todo el país, afectando a todos los niveles educativos, primarios, secundarios y universitarios. La necesidad de una continuidad pedagógica por medio de la enseñanza virtual deja más preguntas que respuestas en la construcción de la educación popular y las posibilidades de acceso a las tecnologías con que cuentan los estudiantes.

Ante la imposibilidad de las clases presenciales, los docentes del bachillerato envían las tareas de las respectivas materias mediante las redes sociales, y de esta manera tienen cierto intercambio de enseñanza-aprendizaje, dándole mayor importancia a trabajar en el acompañamiento emocional y afectivo.

Reconocimiento

Las consecuencias que provoca la pandemia COVID-19 en términos económicos, afecta particularmente a la población que concurre a los bachilleratos populares, teniendo como dificultad el acceso a las herramientas tecnológicas para una transitoria continuidad pedagógica.

Lucas Stratico es profesor del bachillerato y nos cuenta la actividad que realiza el espacio colaborando con una olla popular para paliar las necesidades alimentarias de la gente del barrio, que se ve impedida a raíz de la cuarentena de salir a trabajar, ya que la mayoría de la población son trabajadores informales que ahora ven suprimidos sus ingresos.

“Desde principios de Mayo estamos colaborando en el comedor del FOL (Frente de Organización  en Lucha). A la gente del FOL la conocemos al compartir el espacio de la RPO (Red Popular que nose Oculta), desde la que, años anteriores, organizamos varias actividades en el barrio. Frente a la prolongada cuarentena que estamos atravesando y ante la imposibilidad de seguir con las clases presenciales en el bachillerato, nos comunicamos con el comedor para ofrecer nuestra ayuda con lo que haga falta. Los primeros días el comedor otorgaba raciones para 120 personas, con el correr de los días y las sucesivas extensiones de la cuarentena, este número creció debido al freno de la economía, la falta de trabajo y la necesidad de la gante. El comedor funciona de manera organizada de lunes  a viernes al mediodía siguiendo un menú  diario de comidas diferenciadas. En esta situación excepcional aplican su propio protocolo con la utilización de barbijos, guantes descartables y mascarilla de plástico para entregar la comida.

A mitad de Mayo empezamos a darle un plato de comida a 50 persona más, llegando a un total de 170 raciones por día, luego a principios de Junio, después de algunas marchas y protestas de los movimientos sociales, se logró otro aumento de raciones llegando a 200. Además de la ayuda a la cocina, también lanzamos una campaña de aportes solidarios desde el bachillerato para contribuir con mercadería y productos de limpieza al comedor, gracias a esto juntamos donaciones que acercamos a organizaciones amigas como Villeres Disidentes y la casa de María Rosa, donde el bachillerato realiza su olla popular. Estas organizaciones preparan comida los domingos ya que los fines de semana no funcionan los comedores del barrio.

Todo esto lo hacemos porque creemos fuertemente que uno de los  aspectos más importantes de la educación popular es el ejemplo. Dar el ejemplo solidario de comprometernos con las personas que necesitan, de acompañarlas, estar a su lado y ayudarlas en todo lo que podamos, impulsando a que se auto-organicen para, en este caso, preparar una comida para el barrio. La educación popular no se queda solo en el aula, también sale a la calle y se pone en función de la práctica y de la construcción de otro tipo de sociedad que siga estos valores solidarios que se muestran en nuestros actos”.

El grupo docente busca sostener la pertenencia de sus alumnos dentro del bachillerato, es así como  abre el espacio para que los egresados se integren al equipo docente como ayudantes, y de esta manera conformar pareja pedagógica aprovechando los conocimientos que tienen de la comunidad y sus experiencias de vida.

Marilus Cardozo es la primera egresada del bachillerato y cuenta con la particularidad que, actualmente, es profesora del mismo en el área de Salud, nos cuenta su experiencia en el bachillerato:

“soy de Bolivia y vivo acá en la villa hace 33 años, me vine desde muy chica, tengo dos hijos. Soy bachiller allá en Bolivia, era alumna de derecho y abogacía pero me case y no pude seguir estudiando, mi esposo me trajo a la Argentina, entonces nació mi primer hijo, empecé a trabajar y no tuve tiempo de terminar mis estudios, me ocupe mucho de mis hijos y mi familia.

Entendí que nunca es tarde para terminar los estudios y en una oportunidad que fui para la casa de María Rosa porque una amiga me comento que se abría un bachillerato, fui a preguntar y me dijeron que sí podía estudiar, me emocioné un  montón, agarré mis carpetas y fui al día siguiente.

Después comencé a conocer a los profesores, Andrés, Agus, Lucas, a Natalia que era mi profesora de matemáticas, me sentí muy bien como si fuera mi familia, yo tenía muchos problemas en mi casa pero cuando llegaba las 18 horas me quería escapar,  porque sentía un escape en mi vida con el bachillerato y ellos me contenían, me ayudaban, me daban consejos todos los profesores y profesoras. Ese año estaba estudiando enfermería y me ayudaron mucho, con todas las materias que estaban un poco flojas, y cada vez me gustaba ir más al bachillerato, me sentía muy bien como si fueran mis hermanos.

Ese primer año fue en la casa de María Rosa, eran muy lindas las clases, éramos diez alumnas, después fueron dejando de apoco y quede sola, me siento  muy orgullosa de haber seguido porque era algo importante para mí, me sentía muy bien, muy feliz, y así aprobé primer año. El segundo año fue en mi casa, justo mi hijo se fue a alquilar afuera, quedaron habitaciones vacías arriba y mi hijo  se los dio en un alquiler muy bajo, tampoco les podía cobrar mucho, y ahí empecé con el segundo año.

También fue lindo, emocionante, un bachillerato en mi casa, me sentía orgullosa, muy feliz. Después el tercer año fue en el comedor “El elefante blanco”, ahí me pusieron con segundo porque era la única de tercero y me daban trabajos prácticos de tercero, estudiaba y los aprobaba, en el transcurso termine enfermería, luego entré a estudiar  técnica en radiología que también lo aprobé y me siento muy contenta con todos mis logros, y a fin de año aprobé tercero, y cómo te digo era la única egresada.

Cuando terminé el bachillerato me metí en un curso de cuidado profesional, lo aprobé, luego uno de acompañante terapéutico que también lo aprobé, pero siempre con el empuje y el aliento de los profesores. Hoy soy docente, enseño lo que aprendí, me siento muy bien en aprender a enseñar. Mi compañera de aula es Adriana y estoy aprendiendo mucho de ella, y dice que ella de mí también, siento que los profes del bachillerato es una familia para mí.

Mi proyecto a futuro es entrar a una universidad en enfermería a nivel profesional y la licenciatura, espero quedar porque es por sorteo. Seguir en el BP estudiando, superándome para poder enseñar, colaborar en todo lo que uno aprendió y sabe. Los quiero mucho a todos y agradezco enormemente lo que hicieron por mí.”

María Rosa González, emprendedora del proyecto, es alumna de segundo año y nos comparte su reflexión:

“empezó a surgir la idea con los  profes que venían a dar talleres, de cómo llegar a los demás a través de la educación, esos era un paso muy importante porque sigo pensando que es una salida que tienen las chicas y los chicos que consumen droga. El bachillerato es un espacio que abarca la educación, la contención y muchas cosas más en la parte humana. Dentro del bachillerato se conocen todos, los que han consumido, los que han abandonado el colegio, los que han vuelto a retomar el estudio,  hoy en día los que terminan su tercer año del bachillerato tiene un futuro distinto. Y los profesores ponen lo mejor, no reciben un sueldo y vienen con la mejor voluntad y eso lo sabe la gente. Vienen de todas las edades, yo veo una de 40 otra de 17, 19 años y somos todos iguales, compartimos todo, no hay diferencias entre sí.

Para mí es lo mejor, esto es un lugar de contención, el que tuvo una recaída por droga puede terminar el colegio y no recaer porque hay gente que los acompaña y tienen la ayuda de ellos y la confianza de todos para hablarlo en clases.

No hay diferencias ni de edades ni de nada, es un espacio muy lindo. Es una experiencia muy linda y ojala que se abren en otros lugares, hay muchos lugares que le hace falta un BP, y eso te hace ver que es necesario, que la educación hace falta todavía y muchos no tiene la posibilidad de terminar, y este BP, debería haber uno en cada barrio, por lo menos uno.”

Estudiantes de distintas cursadas nos brindan interesantes testimonios de experiencia en el bachillerato, relatando parte de sus pasos en las escuelas públicas estatales, en las que fracasaron y fueron excluidos del sistema educativo sin poder retornar sus estudios. Encontraron en la educación popular la comprensión, el afecto, el aprendizaje colectivo, la escucha y el consejo de  docentes en relación a sus problemas personales, una puerta abierta a creer en sus condiciones y potencialidades intelectuales. Nahuel cursa el tercer y último año para recibirse:

Fin de año
Docentes y estudiantes compartiendo un fin de año.

“yo por ejemplo hice primero cuatro veces y repetí,  vine al bachillerato y pasé a segundo por primera vez, increíble, saqué matemática con un diez pero estudié. Es otra cosa, no es lo mismo que en otros colegios, podes quedar libre por las faltas o con dos materias pasas el año pero te quedan tres y estás afuera, y así quedé yo afuera dos o tres veces, en cuatro lugares diferente hice el colegio, acá empecé a estudiar y no paré, tengo solo cinco faltas este año.

Acá venís y mas allá de la nota sabes  lo que estás haciendo, si te copias no sirve porque el año que viene en tercero, ¿qué haces?, no sabes dividir y le vas a decir al profesor que no sabes dividir si el año pasado aprobaste la materia con ocho o nueve ¿Cómo hiciste?, acá te enseñan hasta que aprendas.

Se paran todos para escribir en el pizarrón, en los secundarios que yo fui no pasaban al pizarrón, somos personas grandes, pone el profe cosas en el pizarrón y nos paramos solos para hacer los problemas, no tienen que andar obligando a nadie hasta que lo saben hacer. En otro colegio común no (escuela pública), te dan la prueba y arréglate y si te sacas mala nota y no sabes nada es peor, no aprendiste, no te apoyan y sigues perdiendo tiempo haciendo el colegio y nunca terminas de recibirte hasta que encuentras el bachillerato Puños de libertad.

Lo bueno es que siempre venís y está el ambiente familiar, algún día que otro se pelean, pero estamos todos juntos y nos vemos todo el tiempo, es la convivencia. Algunos vienen porque en sus casas se aburren, yo vengo todos los días porque me río y de paso estudio, no es lo mismo que un colegio normal que esta la presión de rendir, o llegar a todas las materias. Hay gente que tiene problemas personales y charlan con los profesores, hay ese trato que no está el profesor que tiene que decir qué hacer, tus reglas de ir al baño, hay esa libertad y está muy bueno”.

Brian es alumno recibido del bachillerato, termino su cursada en el año 2019, nos cuenta como su profesora potenció sus habilidades en el arte:

“A mí me gusta dibujar, es lo que más me gusta y lo que tengo dibujado en la gorrita me lo hice yo, me gustaría hacer arte reciclable y aprender más cosas, todavía no terminó mi aprendizaje. El arte es una forma de expresión, podes hacer un argentino, todo de gaucho con una bandera wiphala de Bolivia y alto cuadrito. La profesora me estaba diciendo que haga artística y a mí me interesa eso.”

Los bachilleratos de ciudad y provincia de Buenos Aires buscan unificarse en la lucha por los reclamos de reconocimiento estatal, mejoras edilicias, financiamiento para el sueldo a docentes, el reconocimiento a las plantas orgánicas funcionales, boleto estudiantil, viandas y los espacios para cuidados de hijos o hijas de  estudiantes para garantizar su acceso y permanencia, es por eso que se reúnen en cooperativas. El BP se incorpora en el año 2018 a CEIP (Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares), coordinadora que nace en el año 2004 por iniciativa de un grupo de docentes que toman una perspectiva de lucha en el campo educativo y popular. CEIP lleva más de diez años construyendo escuelas públicas y populares en las que día a día concurren más de 3500 estudiantes, llevando adelante estos espacios 600 trabajadores de la educación.  En la actualidad lo conforman siete bachilleratos: Raíces (Tigre), 19 de Diciembre (San Martín), El Cañón (Moreno), todos estos pertenecientes a La Provincia de Buenos Aires, el Bariloche (Provincia de Río Negro), y en la capital de la Ciudad de Buenos Aires: Chilavert, Paulo Freire y Puños en Libertad, conformando articuladamente la cooperativa de educadores.

Las reuniones de CEIP se realizan una vez al mes y se plantean como espacios de discusión y síntesis política de los diferentes bachilleratos que integran la cooperativa, un espacio donde confluyen las múltiples miradas y de esta manera establecen conjuntamente criterios y ejes en común.

Desde el punto de vista del BP visualizan que las experiencias de educación popular no deben limitarse solamente a la construcción de espacios que son alternativos a la educción formal impartida por el estado, ni estar sujetas a victorias tácticas que logren frente al estado. Consideran que la lucha debe ser pensada en plazos prolongados y con una visión estratégica clara, en la que no solo se movilicen por el reconocimiento en certificados y salarios, sino también junto al resto de los sectores sindicales, organizaciones sociales, territoriales, empresas recuperadas,  para construir  herramientas de una nueva educación, una nueva sociedad y un nuevo tipo de estado. Un horizonte de perspectiva estratégica en donde en el futuro se hable de escuelas puestas al servicio de las clases trabajadora y el pueblo.

Andrés Pabón Lara es profesor del bachillerato, y  además, fue representante del espacio frente a CEIP. Nos cuenta su experiencia y su postura frente a la educación popular:

“mi acercamiento al Bachillerato tiene que ver con la doble circunstancia previa de pertenecer a una organización política de izquierda revolucionaria, y por ser docente. Así, conocimos a María Rosa González, quien nos permitió acercarnos a su trabajo social en ciudad oculta, y nos propuso trabajar, desde la educación, de cara a una de las mayores problemáticas del barrio; la falta de oportunidades de jóvenes que estaban asediados por el consumo de drogas, la desocupación y la estigmatización social.

Luego, contactamos a docentes de CEIP y allí empezamos a planificar, en 2015, el Bachillerato, que vio la luz al año siguiente. La experiencia como profesor del Bachillerato ha sido la de un aprendizaje permanente.

Momentos
Momentos de una clase en el bachillerato con alumnos recibidos en el ciclo 2019

Por un lado, la selección de contenidos y preparación de clases es un desafío muy enriquecedor, ya que la idea es encontrar la significatividad para las particularidades de las personas del barrio, sin perder la necesaria vinculación con los valores de universalidad que están detrás del acumulado de conocimiento social. Para decirlo de otra manera, es aprender a ver los mismos temas que nos enseñan en la escuela tradicional, pero con otros ojos. Por otra parte, el aprendizaje de las experiencias de lucha de todas las personas que hacen parte del Bachillerato. La lucha cotidiana por sobrevivir en este sistema explotador y la lucha por defender el derecho a educarse. Además el aprendizaje sobre los valores de la cooperación y la autogestión; esos que no se aprenden en los libros sino en las prácticas.

Creo que la Educación Popular es un espacio de lucha fundamental. Se lucha cotidianamente por disputar con la ideología dominante, que ha sido interiorizada por muchos en las clases dominadas. Esa ideología se representa en valores individualistas y competitivos. Pero también se expone en derrotismo o desesperanza. Se trata primero de que podamos aprender que este mundo no es el mejor de los mundos, que tampoco es el único posible, que es necesario y urgente de cambiar, y, sobretodo, que si es posible cambiarlo. Y mientras estamos generando esa ideología revolucionaria, vamos prefigurando las prácticas sociales en las cuales se pongan en juego esos valores de la nueva sociedad que queremos y soñamos.

Creo que la Educación Popular, como dicen algunos autores, es la dimensión pedagógica de la lucha revolucionaria. Y eso significa que no corre por un carril distinto al de esa lucha a nivel político general. Me parece que hoy la lucha de la clase trabajadora está viviendo un momento que no es de avanzada. Hemos sufrido duros golpes en los últimos años en toda Latinoamérica. Pero eso no quiere decir que estamos derrotados, al contrario, creo que ver eso debe servir para saber cuáles son las tareas más urgentes que tenemos los militantes de izquierda revolucionaria. La educación popular, que obviamente no se limita a los BP, sino que está compuesta por muchísimas experiencias de lucha y organización, creo que tiene su tarea específica. Veo que uno de los puntos débiles hoy de esas experiencias es el nivel de fragmentación. Creo que la debilidad hoy es que estamos defendiéndonos encerrados en las trincheras de nuestras especificidades. Por eso creo que la tarea más urgente es reencontrarnos como experiencias, nutrirnos colectivamente y, sobretodo, posicionarnos fuertemente de cara a la sociedad para mostrar los enormes avances que estamos proponiendo no sólo para mejorar el sistema educativo público, sino para generar un nuevo modelo de sociedad desde los cimientos de la formación de las personas.”

A modo de conclusión

El BP Puños de Libertad se conforma como un espacio alternativo para llevar a la práctica una acción concreta político-pedagógica, que permita seguir luchando por la defensa de la educación pública, pero con una propuesta superadora, que posibilite a la educación, además de pública, que sea popular, es decir: liberadora en términos de Freire. La educación popular cuenta con una vasta experiencia en toda Latinoamérica, anulada por las políticas de estados que veían el peligro mayor en su orden constitucional: la disputa del poder por parte de  los sectores populares. La cultura de la dominación ha ganado terreno en nuestra subjetividad a partir de la expresión del neoliberalismo como modelo mundial del capitalismo.

La conquista y colonización de América promulgo la cultura y la educación burguesa hegemónica racista, sexista, esclavista, acompañada del exterminio de los pueblos originarios y el saqueo de los bienes comunes naturales del pueblo. Simón Rodríguez[1] planteaba la ruptura con ese discurso pedagógico burgués europeo  dominante y construir una pedagogía que respondiera a las necesidades de la realidad latinoamericana. El maestro imaginaba un proyecto emancipatorio con una escuela poblada negros, indios, esclavos y trabajadores para la construcción de una nueva sociedad, donde enseñar equivalía a pensar y hacer pensar la realidad, explicitando que la educación popular es sinónimo de general, entendiendo por general a lo público.

El proyecto educativo del BP lleva introyectado la praxis de lo que Mariátegui llamaba “elementos del socialismo práctico”, facilitando el desarrollo educativo de la comunidad de Ciudad Oculta adecuado a la realidad del territorio, incentivando los núcleos de buen sentido de Gramsci, que se visualizan en las clases populares, apostando a la gran política: intensidad en toda práctica. La educación popular es un camino para desterrar las desigualdades sociales, lingüísticas, culturales y económicas que vemos en las aulas de la escuela tradicional, en un sistema educativo que formatea futuros ciudadanos y ciudadanas para que se amolden a las diferentes políticas de estado dentro un sistema capitalista y patriarcal.

La cultura burguesa se apropia de lo que genera colectivamente con su fuerza de trabajo el conjunto de los trabajadores, por eso el BP tiene como objetivo el crear una nueva cultura para formar un nuevo germen de cultura emancipadora, para que las clases populares creen sus propios intelectuales. José Carlos Mariátegui escribía en 1937 un texto sobre las Universidades Populares del Perú como una extensión de los BP: “Las universidades populares no son instituciones agnósticas e incolora extensión universitaria.        No son escuelas nocturnas para obreros. Son escuelas de cultura revolucionaria. Son escuelas de clase. Son escuelas de renovación. No viven adosadas a las academias oficiales ni alimentadas de limosnas del estado. Viven del calor y de las savias populares. No existen para simple digestión rudimentaria de la cultura burguesa. Existen para la elaboración y la creación de la cultura proletaria”. En la educación popular encontramos una alternativa en la que se aloja al sujeto recibiendo sus culturas, sus saberes, sus complejidades, sus historias de  vida, sus lenguajes, pero no tomando a la cultura popular desde una manera romántica, sino desde la mirada de sus culturas que también traen prácticas patriarcales, sexistas, discriminatorias, educando desde estas complejidades para una teoría de la liberación. Por una Indoamérica con más Bachilleratos Populares para alzar Puños de Libertad.

***

Parte 1

Parte 2

Bachillerato Popular “Puños de Libertad”. Parte II

por Mauro Conte

Orígenes del proyecto educativo

Allá por el año 2006, Beatriz Lobo, colaboradora actual del BP, ve por televisión a María Rosa González, -unas de las Madres en Lucha contra el Paco-,  cortando una de las calles que bordean la villa, llamada Avenida del Trabajo, pidiendo que la policía detenga a su hijo Jeremías adicto al paco para salvarle la vida. María Rosa logra con su reclamo que el organismo del estado SEDRONAR le habilite un lugar de internación para su hijo.

A raíz de eso es que Beatriz se acerca a la Villa 15 para ofrecer su ayuda. A partir de 2014 vincula con el trabajo de Rosa a un grupo de militantes de la JG (Juventud Guevarista), organización actualmente pasó a llamarse ORG (Organización Revolucionaria Guevaristas), para ofrecer su ayuda. Algunos de ellos eran estudiantes de profesorados y universidades y empiezan a organizarse para realizar distintos proyectos en el barrio junto a María Rosa. Desde esta base se impulsó el proyecto del BP junto a otros/as profesores/as independientes (que no necesariamente forman parte de la ORG) que se suman a dar clases.

En la primera etapa Beatriz acompaña a María Rosa a visitar escuelas, clubes, universidades, municipios, legislaturas, brindando su experiencia, consejos y conocimientos sobre las tremendas consecuencias físicas y psicológicas que deja en las personas el consumo de drogas. En el año 2014 en la casa de María Rosa se comienzan a  realizar meriendas para más de cuarenta niños y niñas, a la vez que se atienden  pedidos de internación por adicciones  a través de SEDRONAR, talleres artísticos para las familias y clases de apoyo escolar, y en ese mismo espacio comienza a funcionar una  biblioteca popular a la que María Rosa llamó Rubén Horacio Barrionuevo. El equipo de militantes,comienza a recibir inquietudes de las familias manifestando interés por finalizar sus estudios secundarios. A través del trabajo territorial se arriba a  un diagnóstico de necesidades y demandas que arrojan la necesidad de crear un BP con capacidad de formación en nivel medio con compromisos de participación comunitaria con los habitantes para el mejoramiento de la calidad de vida de una manera integral. Así, nace la alternativa educativa del BP a partir del ciclo lectivo 2016.

Bachillerato Popular de Jóvenes y Adultos “Puños en Libertad”

El primer año el BP funcionó en la casa de María Rosa, luego por la cantidad de demandas de las familias del barrio,  se alquiló un espacio durante un año para luego pasar al espacio físico actual, el comedor El elefante Blanco, que funciona hace 20 años en el barrio, compartiendo el lugar momentáneamente  hasta que los profesores y colaboradores del barrio puedan trasladarse a un lugar propio.

Su plan de estudio consta de ocho   materias de duración cuatrimestral que se completan en tres años de cursada, sumando en su totalidad 27 materias para aprobar en una modalidad presencial de lunes a  viernes  de 18 hs a 21 hs., completando cinco horas cátedra por día y 25 horas por semana.  Las materias se distribuyen en cinco áreas (Ciencias Exactas, Prácticas del Lenguaje y Comunicaciones, Ciencias Sociales, Desarrollo de las Comunidades y Artes). Los alumnos y alumnas deberán cumplir en 1°, 2° y 3° año de cursada con el 70 % de  asistencia para ser considerados regulares.

Su plan curricular está basado en la Resolución N° 601 aprobada por la Secretaria de Educación del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el año 2001, para ser aplicados a los Centros Educativos de Nivel Secundario dependientes de la Dirección del Área Educación del Adulto y Adolescente, otorgando el título de “Perito Auxiliar en Desarrollo de las Comunidades”, basados en la construcción de la autogestión, la economía social y la solidaridad.

Las normas  organizativas del BP plantean reuniones comunitarias en un Plenario Docente, como una instancia de decisiones sobre los asuntos pedagógicos y administrativos relacionados con el funcionamiento del bachillerato. Esta instancia consiste en un encuentro mensual, fuera del horario de clases. La comunidad educativa  dialoga de manera constructiva y democrática intentando buscar soluciones a problemas que puedan tener docentes y alumnos: socializar dificultades que surgen en el aula, ayuda y contención a los problemas personales de un estudiante en particular, compartir materiales de estudio o talleres de capacitación pedagógica entre pares, y actividades culturales solidarizándose  con problemáticas del barrio.

Puños de libertad

Los responsables administrativos se ocupan de conservar y actualizar los legajos de estudiantes y su documentación, seguimiento de notas y boletines y gestionar los certificados de las personas que terminan sus estudios. Mediante la entrega completa de la documentación y la asistencia regular a las clases, las personas que cursan en el bachillerato tienen acceso a las becas por estudio que el estado brinda, con sólo gestionar el Certificado de alumno regular.

            Los estudiantes también tienen su instancia de asambleas propias, como espacio de discusión para consensuar propuestas o proyectos para mejorar su condición de estudiantes: la convivencia en el aula, propuestas de salidas educativas-culturales,  debatir sus inquietudes de aprendizaje para mejorar el plan curricular en dirección a sus intereses para ampliar sus conocimientos.

Plan curricular de materias.

 

AREA 1° año 2° año 3° año
Exactas Matemática 1 Matemática 2 Matemática 3
Biología Educación para la salud Física y Química
Lengua y comunicación Lengua 1 Lengua 2 Literatura
Idioma 1 Idioma 2 Idioma 3
Sociales Historia y Geografía 1 Historia y Geografía 2 Historia y Geografía 3
Educación cívica Filosofía y Psicología Metodología de la investigación
Desarrollo de las comunidades Problemática contemporánea Políticas Sociales Relaciones laborales
Introducción al conocimiento de la realidad social Fundamentación de la Educación Desarrollo de las comunidades
Artes Técnicas de trabajo intelectual Historia de la cultura Introducción al estudio de la cultura y la sociedad

Con respecto a la tarea social que se realiza,, el bachillerato apunta a que los Con respecto a la tarea social que se realiza,, el bachillerato apunta a que los miembros de la comunidad se reconozcan como sujetos políticos, no como sujetos pasivos frente a las desigualdades, injusticias, las políticas neoliberales, las pobres políticas públicas en salud y educación, reconociéndose  frente al modelo de sociedad patriarcal como sujetos políticos protagonistas de su propia historia.  Además, también apunta a la práctica y desarrollo de la educación pública popular, orientado a la lucha por la defensa de la educación popular, pero con una propuesta superadora: es decir, la educación además de ser pública debe ser popular, como respuesta a los fracasos de las políticas educativas estatales, que han estado ausentes frente a las clases subalternas.

El objetivo del  bachillerato tiene un doble componente: la politización de las prácticas pedagógicas por un lado y la comprensión  pedagógica de la política por el otro. La experiencia de este camino educativo y su búsqueda intelectual invitan al acercamiento de otras corrientes político-pedagógicas de diversas ideologías para enriquecer los debates y posturas.

El equipo pedagógico se encuentra conformado por profesionales terciarios y universitarios de diferentes áreas del conocimiento, si bien esta formación es un requisito deseable para conformar el plantel docente, también lo es asumir como educadores y educadoras de la educación popular una línea político pedagógica que se oriente en mejorar la educación de la comunidad, el cambio social y la mejora de las condiciones de vida en el territorio, transformando la realidad personal y colectiva.

El trabajo en parejas pedagógicas en la enseñanza en el aula, es un cambio en la educación popular en ruptura con las prácticas escolares tradicionales. Las parejas pedagógicas van más allá de la generación del rol docente en forma plural. Se aspira a una definición de un vínculo pedagógico que implique compromiso, acompañamiento y corresponsabilidad, una unidad de todos los actores del espacio que respeten sus diferencias, puntos de vista, trayectos de vida diversos, y se articulen hacia un objetivo en común.

El BP concibe la articulación entre trabajo y educación como un proceso  formativo permanente que potencia el trabajo humano, con capacidad de transformación y creación y no solo como venta de la fuerza de trabajo preparando a las personas para insertarse en el mercado laboral. Desde la pedagogía, se trabaja  esta relación que ha sido dominada por la lógica del capital, por lo cual, la articulación ente educación y trabajo apunta en el bachillerato a cuestionar y desnaturalizar las relaciones de poder existentes y trabajar para la construcción de otras nuevas articulaciones entre educación y trabajo. La desnaturalización de las relaciones capitalistas aparece como eje central de una propuesta educativa que se proponen realizar educación sobre la base de un proceso de transformación de las relaciones sociales de explotación.

Hugo Sánchez se incorpora como Profesor al BP a fines de 2017, nos deja una interesante reflexión sobre las relaciones de poder y la educación popular:

“la educación popular, en fin, implica conocimientos y prácticas, y un carácter humanizante que incorpora, definitivamente, los sentimientos. De manera que a mi entender aspira a un cambio social de fondo, por lo cual es revolucionario, contra un sistema inhumano, hacia una sociedad libre de opresión social, uniendo conocimientos y sentimientos en prácticas de desalienación, de liberación del ser.

Es complejo pensar la educación como variable de cambio social. Porque  a la par de que se trabaja sobre la educación en sí misma, también se trabaja sobre la acción de esta dentro de la sociedad (en términos de lucha), dentro de una sociedad que practica la división social, a partir de la explotación del hombre por el hombre, sosteniendo privilegios sociales, a partir de la apropiación llamada “propiedad privada”, promotora de marginación, miseria y hambre a que amplias mayorías son arrojadas. Sin embargo, la toma de conciencias del problema social, nos mueve a dar pasos de cambio. Lo que proponemos en este espacio es una educación liberadora, de la alienación social, de la opresión provocada por el capitalismo, la confrontación con el estado es inevitable, ya que es este estado el encargado de organizar los intereses del sistema para conservar los privilegios creados, permitir su desarrollo y reprimir todo tipo de lucha social en su contra.

Si me preguntan si la educación popular es viable, ¿lo es este sistema, dentro de este estado? Solo a través de la lucha, teniendo presente que se hace camino al andar”.

La relación del bachillerato con el territorio y sus comunidades se relacionan  de manera articulada. La cultura, la educación y el compromiso con las necesidades del barrio no están por separado, sino que son una misma práctica.

Desde el espacio se realizaron actividades culturales como la colecta de libros El libro es libre: danos una mano para seguir potenciando la educación popular, para ir sumando libros a la biblioteca del bachillerato, en la que docentes, estudiantes y también vecinos/as del barrio pueden consultar el material bibliográfico disponible. También dicho espacio acompaña el festival Ciudad Oculta Rock, una actividad musical que es organizada por los vecinos/as del barrio todos los 25 de Mayo desde el año 1985 hasta la actualidad.     Las salidas culturales a la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, La noche de los museos, salidas al cine, y otras actividades que estrechan la relación de compromiso más allá del territorio y el bachillerato.

Otras de las actividades de la comunidad de las que participa el BP es el Festival que no se oculta. Mi barrio no es delito, con actuaciones musicales de Rap, Rock, danza, malabares,  experiencias de organización y lucha de comunidad. Participan de este evento la Red de Madres por la vida de los pibes en adicción,  y la radio abierta, donde  cuentan sus experiencias los estudiantes que terminaron sus estudios en el BP.

En las actividades de reclamos el BP aporta su presencia en docentes y estudiantes conformando un conjunto de sujetos políticos en reclamo de  derechos y justicia: en las marchas por reconocimiento oficial de los bachilleratos, bajo la proclama de “Los bachis marchan”, reclamando estos derechos: reconocimiento de estos espacios educativos, vianda y boleto para estudiantes, financiamiento integral, salario para docentes, y la oficialización de los profesorados populares, o también participando en actos organizado por C.O.R.R.E.P.I y familiares de víctimas de gatillo fácil, cuyos responsables de estas muertes son efectivos de la policía de la ciudad.

La revista Los/a escritores que no se ocultan fue creada por estudiantes y docentes de la materia Lengua y Literatura, teniendo como objetivo compartir las experiencias de vida, dar a conocer sus trabajos basados en lecturas de otros autores, crear cuentos, relatos, poesías, reflexiones y también reportajes a referentes o trabajadores del barrio, naciendo así este interesante proyecto intelectual que potencia las habilidades de los estudiantes. Tiene como objetivo compartir las experiencias vividas en el bachillerato, dando a conocer los trabajos desde la educación popular e inspirar a que  pueden ser autores.

Reflexión sobre Ernesto Che Guevara (Silvina Duarte)

Nacido el 14 de Junio de 1928 fue médico, político, guerrillero, escritor, periodista y revolucionario Argentino. Fue uno de los ideólogos y comandantes de la Revolución Cubana. El 9 de Octubre de 1967, un día después de ser capturado por el ejército Boliviano fue asesinado en la localidad de la Higuera, Bolivia. A mí me parece que Ernesto Che Guevara luchaba por la gente pobre, por la igualdad de los derechos. Que sea igual para todos. Fue un gran luchador.

Poesías; (Pamela Albornoz)

Mata su luz un fuego abandonado

Sube su canto un pájaro enamorado.

Tantas criaturas en el silencio

Y esta pequeña lluvia que me acompaña.

Relato de Cecilia Maciel: Un sueño dorado

En el campo hay mucho verde, silencio. Se escucha los pájaros cantando, el sol brilla fuerte.

En medio hay una casa acogedora, de material y madera, color celeste como el cielo, chimenea, flores por las ventanas. En el fondo, plantas, horno de barro para los panes, pizzas, una mesa redonda con cuatro sillas de hierro para los mates de la tarde o mañana.

Los chicos jugando, los nietos alrededor esperando los mimos, una tarde encantadora con amigos charlando de la vida, del tiempo vivido, y de los sueños logrados.

Una tranquilidad, las vacas comiendo pasto, ¡!qué vida maravillosa!!

Osvaldo, un señor de 65, hombre de ciudad, se despierta de su siesta, su mujer está cocinando bizcochuelo. Con un suspiro besa a su mujer, Adela, y la abraza fuertemente con el deseo de vivir en el campo, con su familia y nietos.

Un cuento de Mabel Ebel: El amor

 Había una vez una chica llamada Laura que estaba enamorada de un chico llamado Matías. Un día Matías decidió ir a trabajar al exterior porque andaba mal económicamente y se terminó la relación. Él viajó y Laura eligió ir de vacaciones a la playa. Llegó emocionada a la playa toda coqueta, espléndida con su maya de color rojo.

Mientras mojaba sus pies en el agua levantó su mirada y vio a un chico igual a Matías, lo primero que hizo fue ir corriendo atrás de él a hablarle pero no era Matías, él la abrazo muy fuerte, la besó y ella quedó tildada, se fue corriendo emocionada sin pedirle el número ni nada.

Al día siguiente se fue a la playa para cruzarlo de nuevo, lo vio y decidió pedirle el número y empezaron a verse más seguido hasta que se enamoraron.

La designación del nombre de estos espacios refleja  una de las conquistas de los bachilleratos y bibliotecas populares: mantener el nombre en sus luchas reivindicativas en los distintos niveles de reconocimiento conquistado, tanto por fuera del Estado como dentro del sistema educativo de gestión estatal. El nombre refiere al barrio, la localidad, el lugar vivido, las relaciones y significados compartidos en el territorio, la historia del mundo del trabajo y los derechos. El nombre es intencionalidad política y refiere a concepciones ideológicas, políticas y criterios de construcción en el campo de lo popular y en el campo de lo educativo. La nominación refiere al sujeto y a un determinado vínculo pedagógico no solo a relación educación-mundo del trabajo sino también a lo colectivo.

La autogestión es una de las prácticas sociales políticas que caracterizan al movimiento político pedagógico de los bachilleratos y las bibliotecas populares. La nominación de las bibliotecas y la estética que las mismas expresan nos remiten al barrio, a lo local, al mundo del trabajo organizado, a los referentes políticos de lucha y a organizaciones sociales. La elección de cada  nombre que se asigna a las bibliotecas y a los bachilleratos populares tiene referencia a su territorialidad política y social. Se deciden los nombres, a través de asambleas y democráticamente y es así  como surge el nombre de la biblioteca popular “Rubén Horacio Barrionuevo” y el BP “Puños de Libertad”. Rubén Horacio Barrionuevo era el sobrino de  María Rosa, aquel familiar que la acompañaba en su peregrinar por la lucha en contra del consumo de drogas en Ciudad Oculta, fue asesinado en el barrio debido a sus exposición en esta causa de erradicar esta problemática que aqueja a jóvenes de la comunidad. Luego de instalada primeramente en la casa de María Rosa, actualmente la biblioteca funciona en un aula del espacio, cuenta con alrededor de 700 libros de distintas temáticas, su fondo bibliográfico consta de: literatura universal, historia, diccionarios, enciclopedias y manuales escolares. Los trabajos de procesos técnicos que se están realizando es el inventario de los libros, a través de una planilla Excel se realiza el registro de estos.

Este tipo de biblioteca no sólo satisface las demandas de los estudiantes de los bachilleratos, sino también se encuentra disponible para los vecinos del barrio y toda persona que se acerque a consultar, debido a que en las proximidades de dicho barrio no hay bibliotecas populares al alcance de los vecinos. Las bibliotecas populares son instituciones educativas y culturales básicas que de forma amplia, libre y pluralista, ofrece servicios y espacios para la consulta, la expresión y el desarrollo de actividades culturales, de extensión bibliotecaria y de promoción de la lectura. Se organizan con el propósito de rescatar la cultura popular, socializar la información y recrear lazos de solidaridad y pluralidad. La biblioteca popular y su existencia en el territorio fundamentan que la información, el conocimiento y el acceso a la cultura son derechos fundamentales de las personas, y constituyen un derecho humano, brindando un servicio para ofrecer a la comunidad con posibilidades de inclusión ciudadana

 Parte I aquí

Bachillerato Popular de Jóvenes y Adultos “Puños de Libertad”

por Mauro Conte

La experiencia educativa  del Bachillerato Popular de Jóvenes y Adultos “Puños en libertad” tiene como protagonistas a un grupo de docentes y a la comunidad de la Villa 15. Es una propuesta político-pedagógica profundamente colectiva, que interviene en el territorio con el ejemplo de la praxis para concientizar sujetos comprometidos en el proceso de la comprensión de la realidad. Este barrio se nutrió de inmigrantes obreros  en busca de trabajo para el sustento de sus familias y fueron conformando un mundo heterogéneo de culturas en busca de  una mejor calidad de vida y, entre las carencias más significativas, la educación fue una de ellas. La crisis institucional, política, social, económica y educativa, dio inicio al camino de la educación popular en el año 2001 para aquellos sujetos sociales, participantes centrales de los sectores oprimidos y desplazados de las políticas educativas. El bachillerato viene a saldar esa deuda con los vecinos de Villa 15, abriendo posibilidades para terminar sus estudios secundarios despertando sus potencialidades intelectuales desde una mirada colectiva. Los futuros egresados/as saldrán realizados como sujetos políticos para enfrentar y dar repuestas a nuevas y viejas crisis, orientándolos con una postura anticapitalista y anti-patriarcal.

Breve historia de Villa 15 y su comunidad

Villa 15 o Villa General Belgrano (por  su denominación oficial),  se encuentra ubicada entre los barrios de Mataderos y Villa Lugano (al sur de la ciudad),  pertenecientes a la comuna 8  de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es donde se encuentra el Bachillerato Popular, perteneciendo territorialmente al Distrito Escolar N° 20. Villa 15 es el segundo asentamiento más antiguo de la ciudad y uno de los más grandes, abarcando 17 hectáreas. Estrictamente, según la Ordenanza de barrios de 1972, se encuentra en Villa Lugano justo al límite al sudoeste de la ciudad. Ciudad Oculta es el nombre con que más se conoce Villa 15, cuando en 1978 el intendente de Buenos Aires que representaba a la última dictadura militar, Osvaldo Cacciatore, ordenó  construir un muro para que los extranjeros que llegaban al país por el mundial de fútbol no puedan visualizar la villa, encubriéndolo a los ojos de turistas.

El barrio surgió en 1937 cuando la zona comenzó a ser poblada por obreros del Mercado de Hacienda de Mataderos y del Frigorífico Lisandro de La Torre, en el contexto de una gran inmigración interna en el país desde las provincias del interior a la capital.

Con los años, en Villa 15 se fueron conformando viviendas por el Núcleo Habitacional Transitorio (NHT) ubicado entre Avenida del trabajo o Barrio de las Tiras, viviendas precarias realizadas a raíz del Plan de Erradicación de Villas de Emergencias a fines de la década del sesenta. El barrio está formado por 31 manzanas y, según la Dirección General de Estadísticas y Censos de C.A.B.A. (Ciudad Autónoma de Buenos Aires),  en 2010 habitaban 15.568 personas, aumentando en los últimos años de manera creciente. Una de las principales características de la actualidad del barrio es la diversidad cultural y de orígenes de sus habitantes, llegados desde países de toda Latinoamérica. Estos inmigrantes llegaron a la Argentina en continuo flujo migratorio hacia las zonas urbanas del gran Buenos Aires, abandonando sus lugares de pertenencia donde la carencia de posibilidades (principalmente laborales) resulta un impedimento  insalvable para un proyecto de vida.

Finalmente es en las grandes ciudades donde las poblaciones desplazadas depositan todas sus expectativas, sus experiencias, su capacidad y fuerza de trabajo y, sobre todo, sus esperanzas de una vida digna. Los primeros asentamientos de este tipo (como ilusoria solución de viviendas a la población) se realizan sobre terrenos baldíos  que generalmente pertenecen al estado próximas a fuentes de trabajo, como la zona portuaria (Villa 31, Retiro), cerca de terminales de carga y descarga del ferrocarril (Villa 21-24, Barracas), o “Ciudad oculta”, ubicada entre las vías del tren que desembocaban directamente en el Mercado de Hacienda.

La población del barrio en la actualidad vive con serios problemas de  salud, con casos de dengue, tuberculosis,  diversos  tipos de alergias y enfermedades de transmisión sexual, tratando de sobrellevar la pandemia del covid-19 que afecta a todo el mundo. A  la situación alarmante de este virus se le suma la dificultad en los espacios reducidos de las  viviendas, en las cuales varios integrantes de las familias comparten  el mismo hogar, elevando los riesgos de contagios.

El virus del covid-19 golpea seriamente al barrio y la falta de agua agrava doblemente los riesgos de contagio, siendo el agua potable una necesidad primordial para el lavado de manos, el lavado de los alimentos y el aseo personal. Es un problema histórico en las villas de la ciudad el abandono de la obra pública, al no contar con agua potable y frente a esta situación inédita el gobierno de la ciudad reparte bolsas de agua, dando una solución momentánea sin resolver los problemas estructurales básicos que vecinos de Villa 15 vienen reclamando desde hace años. La falta de suministro eléctrico es otra de las necesidades no resueltas: se estima que actualmente alrededor de 30 mil familias viven en el barrio  con solo dos usinas para abastecer de electricidad a los hogares. Esto provoca el calentamiento de las instalaciones eléctricas generando incendios que ponen en riesgo la vida de las familias.

Varias zonas del territorio no tienen luz en determinadas horas del día, incluso en algunos sectores no cuentan con suministro eléctrico por más de 24 horas teniendo que comprar los alimentos que se consumen en el día para que no pierdan la cadena de frío. Hace  décadas que los medios masivos de comunicación estigmatizan a las clases populares de las distintas villas mostrando los problemas de adicciones como el factor determinante de todas las problemáticas en sectores vulnerables, desinformando a la sociedad.  La intervención de distintas organizaciones como la Fundación Madres contra el Paco, el centro de adicciones que está en la capilla del barrio y los centros de salud que realizan un seguimiento de las personas afectadas, lograron que actualmente el tema de las adicciones esté bastante controlado, brindando contención afectiva y psicológica a personas adictas y sus familias. Las secuelas de las drogas hace 40 años atrás se registraba un promedio de 50 a 60 personas afectadas en recuperación, hoy están teniendo entre 7 y 10, siendo muy baja la tasa de adicción.

Con respecto a la educación, aproximadamente el 50 % de las personas que no comenzaron o no completaron sus estudios secundarios afirman que no tienen un trabajo estable, sus actividades laborales se basan en trabajos precarios y mal pagos, o en el mejor de los casos cuentan con contratos de trabajos por debajo del salario mínimo y pasan las ocho horas laborales y sin descuentos jubilatorios.

Los datos publicados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, dan cuenta de situación precaria en lo social y educativo de la población que habita en la zona del bachillerato. Es el segundo barrio con mayores niveles de hacinamiento de ciudad, concentrándose un 16,3 % de la población del área en situación de hacinamiento y un 2,9 de la misma está en hacinamiento crítico.

En relación a los niveles de pobreza, los datos publicados por el Gobierno de la Ciudad en 2006, muestran que el barrio Villa 15 y sus alrededores concentran la mayor cantidad de población pobre de la ciudad: 29,3 %. Estos datos muestran los estragos socio-económicos, educativos, culturales, alimenticios, de los servicios públicos de salud, que estas clases populares más vulnerables viene padeciendo sin una salida concreta a sus necesidades.

Durante el año 2011 se registró que el 24 % de la población de 25 años y más de la comunidad sólo había completado su educación de nivel primario, sin haber iniciado estudios de nivel secundario. El 23 % de los habitantes de 15 años y más iniciaron sus estudios secundarios pero por diferentes causas no lo completaron.

La oferta educativa de jóvenes y adultos en la zona de la comuna es limitada. En la Ciudad de Buenos Aires existen actualmente 148 establecimientos educativos orientados a la demanda joven y adulta en el nivel medio. En la zona de influencia del bachillerato se encuentran 11 de estas unidades educativas, de las cuales 2 son privadas.

La Ley de Educación Nacional número 26.206, en su artículo 2 y 4 redacta:

Artículo 2.-La educación y el conocimiento son un bien público y un derecho personal y social, garantizados por el estado.

Artículo 4.- El Estado Nacional, las Provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tiene la responsabilidad principal e indelegable de proveer una educación integral, permanente y de calidad para todos/as habitantes de la Nación, garantizando la igualdad, gratitud y equidad en el ejercicio de este derecho, con la participación de las organizaciones sociales y las familias.

La educación es un derecho básico que a lo largo de la historia ha estado restringido para los sectores populares, y este espacio geográfico en el cual se asienta el proyecto educativo del BP no escapa de una realidad presente en la importancia que asignan estos sectores populares a la educación como vehículo de inclusión social y de mejoramiento de las condiciones de vida personal y colectivo.

Villa 15  es una comunidad  en situación de vulnerabilidad, como  un grupo que lo hace más propenso que otros a sufrir daños en bienes o valores sociales importantes. Esto suele ser el paso previo para la exclusión social y para la conversión del grupo vulnerable en grupo marginal. Esta vulnerabilidad se debe a la existencia de obstáculos sociales y jurídicos,  específicos y graves, que impiden a esas personas disfrutar de una serie de derechos vinculados a la dignidad humana en condiciones similares a como lo hacen las personas que no están en esas situaciones.

Con el diagnóstico realizado sobre Villa 15 y zonas continuas, el Bachillerato Popular de Jóvenes y Adultos “Puños en Libertad”, nace con la finalidad de atender  a las necesidades y demandas de formación educativa , y de terminación de estudios secundarios en particular de los integrantes de la comunidad, apropiándose de espacios y desarrollando propuestas de formación educativa integral y de calidad, destinada al conjunto de necesidades individuales y colectivas de los sujetos sociales participantes.

Algunos conceptos de educación popular

Desde hace varias décadas en América Latina existe un campo de trabajo práctico y teórico al que se denomina de diversa maneras: educación popular, pedagogía del oprimido, pedagogía liberadora, pedagogía dialógica y a lo largo de 40 años desde los escritos de Paulo Freire se realizaron en casi todos los países del continente prácticas de educación popular que se reflejan en las experiencias teóricas y prácticas. Freire personifica un movimiento que va más allá de su persona y llega a ser un “sujeto pedagógico colectivo”.

La educación popular no es una metodología, una didáctica, un conjunto de métodos y técnicas neutros, sino un pensamiento pedagógico que, posicionándose ante la realidad social, apuesta a la educación como una herramienta fundamental de la transformación cultural que considera imprescindible para el triunfo y consolidación del proyecto político pedagógico, y para qué clase social va estar destinada esta enseñanza, indudablemente a los sectores marginados y la clase trabajadora. Se constituye como un campo complejo de articulaciones múltiples cuyas prácticas entrecruzan demandas provenientes de diversos sujetos sociales (trabajadores, indígenas, migrantes, mujeres, sectores urbano-populares, infancias vulnerables, colectivos LGTB, clases subalternas) resultando configuraciones socio-históricos y culturales particulares, demostrando un carácter abierto. En las palabras de Frei Betto, educador popular, escritor, fraile dominico y asesor de movimientos sociales, considera a la educación popular como:

“un método inductivo y dialéctico para crear condiciones que permitan a los oprimidos pasar de una persecución de la vida como mero fenómeno biológico (crecer, estudiar, tener un trabajo para mantener una familia) a una percepción de la vida cómo fenómeno histórico (conciencia de clase, pertenencia a una cultura, a un determinado momento histórico). El que no comparta la metodología de la educación popular no entiende en la práctica la teoría leninista del conocimiento y el papel del sujeto, del pueblo como protagonista histórico, que se estudia en el marxismo.”

Dentro de la instrucción de hegemonía liberal, las instituciones educativas públicas son antagónicas a la Educación Popular. El acento y la esperanza depositados en la instrucción pública responden a lo que se llamaría educacionismo: se postula que el cambio social depende, en primera instancia, del trabajo de instrucción, lo cual dentro de esa perspectiva los sectores populares no son sujetos de su propia educación.

El discurso educativo moderno fija el sentido de la educación popular en tomarla como instrucción pública, construyendo de esta manera un discurso hegemónico sobre la educación y el sistema educativo, negando de esta manera el sentido de la educación popular en atravesar todos los niveles del sistema de educación formales y no formales, como posición de los interés populares, en los saberes, estrategias, contenidos y metodologías de una verdadera democracia participativa.

Gramsci, en sus notas sobre la política y el estado moderno concibe:

“el apropósito del estado ético y de cultura es que todo estado es ético en la medida en que una de sus más importantes funciones es elevar la gran masa de la población a un determinado nivel cultural y moral, nivel (o tipo) que corresponde a la necesidad de desarrollo de las fuerzas productivas y, por consiguiente, a los intereses de la clase dominante. La escuela como función educativa positiva, y los tribunales como función educativa represiva y negativa, son las actividades estatales más importantes; en realidad tienen el mismo fin muchas otras iniciativas y actividades pretendidamente privadas, que forman el aparato de la hegemonía política y cultural de las clases dominantes”.

Es por eso que los grupos dominantes ejercen la función de direccionar la cultura, de transmisión de ideología a través de un conjunto de organizaciones institucionales que divulgan  la interpretación de la realidad de acuerdo con sus intereses, justificando las estructuras y relaciones de poder: valores, símbolos, lenguajes y comportamientos que se representan en el arte, la filosofía, el derecho, la religión, la salud, la psicología, ciencias exactas, sociales y naturales, relaciones de género, acompañado de los medios masivos de comunicación que reproducen y refuerzan su dominación.

La educación popular considera que las relaciones de dominación son mucho más amplias que la explotación económica abarcando la cultura y la educación como instancias claves de dominación por parte del estado burgués. Las corrientes populares educativas se organizan culturalmente para formar un germen nuevo de cultura emancipadora, para dejar de contar con intelectuales burgueses y crear intelectuales propias de las clases subalternas.

Una educación popular como proyecto revolucionario político-pedagógico debe encontrarse en la esfera de la experiencia colectiva social organizada, para construir un proceso educativo de libertad, pero con una responsabilidad colectiva de docentes, estudiantes y la comunidad, y andar el camino de la filosofía de la praxis, cuestionando teóricamente y en la práctica los límites institucionales de las clases gobernantes. La educación popular es una acción cultural por la libertad: como la pedagogía del conflicto y no del orden, del diálogo de múltiples saberes y no del pensamiento único, de las preguntas y no de las repuestas repetidas, de lo grupal y lo colectivo frente a prácticas y teorías pedagógicas que reproducen el individualismo y la competencia, de la democracia y no del autoritarismo, para el desarrollo de sujetos en proceso permanente de liberación para dejar de ser objetos que no transforman la realidad.

[continúa]

La educación popular: una herramienta política pedagógica hacia una verdadera igualdad.

Este artículo fue realizado por un compañero que participa en el Bachillerato Popular “Puños de Libertad” en la Villa de Ciudad Oculta, CABA. Aquí busca traducir su experiencia, en relación con otras teorías y experiencias históricas, en algunos conceptos que condensan y dan forma a la pedagogía popular.

por Mauro Conte

Introducción

La realización de este articulo pretende pensar y reflexionar sobre las formas pedagógicas de enseñanza de la escuela pública de hoy,  preguntarnos desde el significado de la educación entre la alteridad y la otredad, si la Educación Popular es un camino para desterrar las desigualdades sociales, lingüísticas, culturales y económicas que vemos en las aulas, en un sistema educativo que formatea futuros ciudadanos y ciudadanas para que se amolden a las diferentes políticas de estado dentro un sistema capitalista.

Las experiencias de la educación popular son múltiples y  variadas, desde nuestro país podemos nombrar las escuelas anarquistas y socialistas de principios del siglo XX, la Campaña de Alfabetización Nacional en el gobierno transitorio de Cámpora,  abandonada por el golpe militar del 76, y la crisis institucional del 2001 donde surgen los bachilleratos populares. Debemos recordar también a Francisco Isauro Arancibia como figura emblemática de la educación popular en Argentina, sus prácticas sindicales como maestro y militante de las luchas obreras en la provincia de Tucumán para transformar desde adentro la educación pública para que sea también popular.

En el plano latinoamericano las experiencias de educación popular llegaron a permanecer con más identidad en países como Perú -donde en 1920 se acordó la fundación de la primera Universidad Popular González Prada (UPGP)-. En Bolivia el emprendimiento del ex inspector de escuelas y maestro rural Elizardo Pérez -que en 1931 creó las escuelas populares indígenas funcionando hasta el año 1940-. En Brasil el activismo militante de Paulo Freire -con su campaña de alfabetización y el legado bibliográfico muy significativo para repensar el sistema educativo-. Y por último la experiencia más importante  de educación en el mundo de los últimos 60 años como lo fue la Campaña de Alfabetización Cubana luego de la victoria de la revolución. El resultado concreto allí fue, la alfabetización de 700 mil personas, la isla tenía una población analfabeta en un gran porcentaje, logrando en un año y medio nombrar al territorio de Cuba libre de analfabetismo.

Estos ejemplos nos demuestran que estas experiencias pedagógicas no fueron proyectos desarticulados, desorganizados, de personas sin conocimientos que estaban en disputa con la educación institucional.

Estos proyectos de educación popular chocaban con los tradicionales métodos pedagógicos de instrucción a la población como instrumento ideológico destinado a instaurar un disciplinamiento político, lingüístico, cultural y simbólico, destinado a homogenizar la educación y orientarla a las leyes del mercado y la producción. La enseñanza de la educación popular es político-pedagógica, de formadores de sujetos políticos comprometidos con el proceso histórico que les toca vivir, para dejar de ser un mero espectador y pasar a ser protagonista de su propia historia.

Desarrollo           

La educación popular no es una metodología, una didáctica, un conjunto de métodos y técnicas neutros, sino un pensamiento pedagógico que, posicionándose ante la realidad social, apuesta a la educación como una herramienta fundamental de la transformación cultural que considera imprescindible para el triunfo y consolidación del proyecto político pedagógico, destinando esta enseñanza indudablemente a los sectores marginados y la clase trabajadora de la población. Se constituye como un campo complejo de articulaciones múltiples cuyas prácticas entrecruzan demandas provenientes de diversos sujetos sociales (indígenas, migrantes, mujeres, sectores urbano-populares, infancias vulnerables, trbajadorxs, colectivos LGTB) resultando configuraciones socio-históricos y culturales particulares, demostrando un carácter abierto.

Daniel Brailovsky  nos brinda un acercamiento a la educación popular cuando nos dice  “una pedagogía (o un pensamiento, o una teoría) es crítica cuando promueve explicaciones diferentes de las que suelen aceptarse, y especialmente cuando señala en los asuntos que estudia problemas que tienen que ver con las relaciones de poder.”  Estas relaciones de poder de las clases altas o burguesas es la injusticia intrínseca del capitalismo y su mirada mercantilista, en la reproducción del sistema mediante mecanismos de legitimación ideológica y cultural.

Históricamente la escuela ha sido un dispositivo de reproducción de las formas y sentidos que legitiman el sistema dominante. La actualmente denominada “crisis educativa” es el resultado de la descomposición del sistema social y su opresión en los sectores populares.

Con la necesidad y posibilidad de construir un sistema emancipador, entendemos la educación como un sector de disputa, promoviendo el desarrollo de sujetos políticos que cuestionen el modelo de dominación. Brailovsky plantea  ejes específicos de la educación, “el sentido social de la escuela, la justicia educativa y el sentido de educar”, en estos sentidos cobra centralidad la relación niña/o y maestra/o, no se puede enseñar si no se conoce a quien aprende y no se puede aprender si no se conoce a quien enseña.

Barilovsky plantea una serie de preguntas esenciales que formula la pedagogía, indaga en las teorías de cómo definir los contenidos de la educación. Los saberes y prácticas que pueden aportar la educación popular a la construcción de una escuela pública liberadora son: el control por parte de los trabajadores de la educación de todo el proceso de producción de conocimiento, transformando al docente reproductor en docente productor; las prácticas de rotación y control de la gestión de la escuela, generando docentes que controlen todas las áreas de la llamada “administración escolar”, y evitando así la fragmentación del proceso de producción de la práctica educativa; seleccionar los planes de estudio y los contenidos, materiales curriculares, poniendo la construcción del conocimiento al servicio de las clases trabajadoras y populares; la selección de nuestros equipos docentes como parte del control de los trabajadores en el proceso educativo.

No se considera al sujeto de forma aislada (más allá de que sabemos esencial poder reconocer las experiencias específicas que enmarcan cada historia de vida de las familias). Se busca construir  grupalidad  como herramienta didáctica de concientización, en la medida en que aprendamos a inscribir nuestras experiencias personales en procesos generales, el diseño de los diagnósticos pedagógicos a partir de la elaboración de la autobiografía familiar y la reconstrucción histórica de los territorios  son dos buenas herramientas para la construcción de la grupalidad y la igualdad.

Como maestras y maestros debemos tener en la mira la importancia en la dinámica de grupo: las relaciones de clases; problematización de los círculos de comunicación áulicos; reconocimientos de vínculos extraescolares; desestructuración de roles; manejo de conflictos; la explicación del encuadre (objetivos de la materia o de cada clase) facilita el reconocimiento de la tarea conjunta que sostiene la grupalidad. No hay grupo por la pluralidad de personas, sino solo cuando esas personas asumen un objetivo común y emprenden el camino de realizarlo, esta debe ser una elección consciente y no una imposición.

El trabajo en el aula en parejas pedagógicas permanentes, es decisión política de enseñanza en la educación popular, no se trata solo de repartir tareas entre dos (eso es importante), lo más valioso apunta a posibilitar la crítica y autocrítica como herramientas imprescindibles del cambio. Las parejas pedagógicas van más allá de la generación del rol docente de forma plural o conjunta, se aspira a un vínculo pedagógico que implique compromiso, acompañamiento y corresponsabilidad.

El pedagogo brasileño Tomaz Tadeu Da Silva, que estudia las teorías del curriculum (es decir, que le interesa la pregunta acerca de qué se enseña en las escuelas, por qué, desde qué supuestos, etc.) plantea tres palabras para ordenar las teorías sobre educación. Habla de lo tradicional, lo crítico y lo pos crítico.  Dentro de las múltiples prácticas  inacabadas de la educación popular, las teorías que se relacionan estrechamente de Tomaz Tadeu Da Silva son las críticas: ideología, reproducción cultural y social, clase social, capitalismo, relaciones sociales de producción, emancipación, liberación y resistencia.

Carlos Marx planteaba que el sujeto revolucionario y la educación popular no pretendían construir un “saber” sustituido de otro “saber”, sino abrir caminos, romper obstáculos epistemológicos, políticos, sociales y culturales.  Reconocer las fuentes culturales y de resistencia de las propias experiencias populares cuando el sujeto transforma las relaciones sociales de producción y las del estado hegemónico (educativo, cultural).Y sólo aquel que asumiera la lucha por la trasformación social en la práctica político-pedagógica podría formarse como sujeto libre, íntegro y despojado de las costumbres hegemónicas de clases. Un proceso político educativo y no meramente un reflejo de la situación de antagonismo entre burguesía y clases populares en el nivel económico.

El desarrollo de la pedagogía que ofrece un vocabulario de formación contiene puntos de conexión  con la educación popular vista desde la mirada del educador a los textos de formación educativa. Brailovky nos dice, “Cada uno tiene sus propias maneras de decir las cosas, porque cada experiencia de conocimiento es única e irrepetible. La finalidad de aprender este vocabulario no es anular o reprimir nuestras formas espontáneas de hablar, sino brindarle a estas formas espontáneas la posibilidad de enriquecerse y crecer.” No debemos dejar de lado la mirada sobre el lenguaje que utilizan las y los niños que llegan de otros países fronterizos.

En la acción dialógica popular se lleva un proceso revolucionario como acción cultural. Brailovsky: “Reformar el vocabulario, es decir, cuestionarnos con qué palabras hablamos de la educación no es una mera cuestión de léxico. El ejercicio de repensar los conceptos es, de hecho, unos de los ejes centrales de la pedagogía, porque las palabras tienen un poderoso efecto sobre el mundo, y su uso abre o cierra caminos para las políticas, las prácticas escolares y los deseos de las comunidades de construir proyectos.”

Freire habla del lenguaje en las personas de las clases populares, que deben aprender el llamado “modelo culto” tomando conciencia del problema del lenguaje que abarca cuestiones ideológicas, y con ellas, cuestiones de poder. Si hay un lenguaje “culto” es porque hay otro lenguaje “inculto”, hay que enseñarles a los sectores populares el modelo “culto”, aprender la sintaxis dominante para que disminuyan las desventajas en la lucha por la vida, es un instrumento necesario como herramienta de defensa frente a las injusticias y discriminaciones

Con la llegada de inmigrantes de toda Latinoamérica, especialmente de comunidades de Bolivia, Perú, Paraguay y Venezuela a nuestro sistema de educación pública, la cuestión del lenguaje de estas comunidades es un desafío para las y los educadores, para que niños/as no se sientan desplazados o discriminados por su lenguaje diferente, proveniente de sus culturas étnicas.

Cierre

La educación popular como espacio alternativo donde llevar a la práctica una acción concreta, de forma político pedagógica, que permita seguir luchando por la defensa de la educación pública pero con una propuesta superadora que posibilite a la educación, además de pública, ser popular, es decir, liberadora en términos de Freire. Dado que ya existía esta experiencia a lo largo de los años en toda Latinoamérica, anulada por las políticas de estados que veían el peligro mayor en su orden constitucional, la disputa del poder se da por parte de los sectores populares.

La cultura de la dominación ha ganado terreno en nuestra subjetividad a partir de la expresión del neoliberalismo como modelo mundial del capitalismo. En nuestro continente, la instauración del modelo neoliberal ha calado hondo en nuestro sistema educativo.

La educación popular es una acción cultural por la libertad: como la pedagogía del conflicto y no del orden, del diálogo de múltiples saberes y no del pensamiento único, de las preguntas y no de las repuestas repetidas, de lo grupal y lo colectivo frente a prácticas y teorías pedagógicas que reproducen el individualismo y la competencia, de la democracia y no del autoritarismo, explicando a nuestros alumnos y alumnas que no hay alguien que sepa más que el otro sino que hay saberes y aprendizajes distintos.

Debemos tomar conciencia para que los sujetos de la educación sean protagonistas de la historia, crearles las condiciones que les permitan pasar de una percepción de la vida como mero fenómeno biológico (nacer, estudiar, tener un trabajo para mantener una familia) a una percepción de la vida cómo fenómeno histórico (conciencia de clase, pertenencia a la cultura de su pueblo, a un determinado momento histórico que le toca).

Tomar partido por las y los educandos, transformando el sistema educativo para que, además de ser gratuito y laico, sea popular y con una orientación de clase, que no sea la de los apoderados, para crear intelectuales propios de los sectores populares.

Retomando la hipótesis del inicio del trabajo, en la educación popular encontramos una alternativa en la que se considera la alteridad y otredad, se aloja al sujeto recibiendo su cultura, sus saberes, sus complejidades, sus historias de  vida, sus lenguajes pero no tomando a la cultura popular desde una manera romántica, sino desde la mirada de sus culturas que también traen prácticas patriarcales, sexistas, discriminatorias. Educando desde estas complejidades para una teoría de la liberación.

Referencias

-Brailovsky, ¿Que hace la Pedagogía y por qué es importante para los educadores?

-Puiggróas, Adriana, La educación popular en América Latina, Buenos Aires, Coihue, 2016.

-Freire, Paulo, Pedagogía del oprimido, Buenos Aires, Siglo veintiuno, 2014.

Educación Popular. Pensamiento, Sentimiento y Acción. Realidad, Necesidades y Urgencias

por Hugo S.

Una sociedad que se eleva sobre el engaño no puede generar valores nobles, no puede generar seres humanxs solidarixs y de amor a la naturaleza toda.

Una sociedad que naturaliza la propiedad privada y la legaliza, no puede respetar la igualdad. Una sociedad que se estructura sobre la opresión y represión, no puede respetar la libertad. Una sociedad que establece que unos pocos pueden y deben apropiarse y enriquecerse explotando a las mayorías, no puede sino mentir cuando eleva pomposos discursos sobre igualdad.

Una moral nacida de tales valores (que conducen a comportamientos acordes), no fue construida con fines humanos, de bien común ni “amor al prójimo”. Tal moral tiene una razón de ser, un objetivo social, una función alienadora.

De esta manera, educar a las masas tiene una función estructural. La educación es sistematizada para servir a los intereses que dominan en la sociedad. Los intereses hegemónicos entretejen contenidos y mecanismos que moldean los sujetos que la sociedad precisa: en esta sociedad capitalista la educación responde a los intereses del mercado.

La propiedad privada, sostenida gracias a la explotación, compartimenta a la población, infesta como plaga los territorios de marginación, de segregación, de saqueo, de depredación, de contaminación…

La escuela del y para el sistema, la escuela del Estado (instrumento organizativo de tal sistema), hecha “a imagen y semejanza”, es elitista, es meritocrática, es expulsora, es represora y alienante-disciplinante. La división social empapa su sistema, desde afuera o desde dentro.

Lxs marginadxs del sistema, lxs expulsadxs del sistema, lxs “necesariamente prescindibles”, quedan puertas afuera.

¡Tantos males, tanta mentira, tanto engaño, tanta estafa y desigualdad! Y sin embargo, tan poca conciencia de ello en los directamente afectados. En lxs principalmente maltratadxs, en quienes deberían luchar para liberarse y cambiar lo establecido en pos de intereses contrarios, básicamente humanos. Y es que, lx explotadx, lx oprimidx fue y es educadx para “aceptar”. Para aceptar su ruina, su miseria, su hambre, su situación de constante postergación. Y como si fuera poco, fue y es educado para “esperar”. Para abrigar una esperanza ciega y vana, en un destino mejor, en un futuro de gloria, siempre futuro.

En la educación popular, pensamiento, sentimiento y acción avanzan colectivamente hacia una nueva forma de comprender, de sentir y hacer. Los conocimientos ya no son jerarquizados, ya no son elementos de dominio y hegemonía. La forma de transmitirlos y adquirirlos no puede ni debe ser motivo de reproducción elitista.

Nuestras vidas enfrentan cotidianamente problemas que requieren solución. Y ahí están los conocimientos. Y si no, de ellos nacerán, para volcarse constructivamente hacia ellas: los conocimientos al servicio de los intereses reales de la comuna, y no de un grupo de estafadores, de engañadores que lucran con ellos explotando y oprimiendo a las mayorías ignorantes, faltas de conciencia social.

La educación popular no es un capricho de aventurerxs ociosxs. Es el mañana que camina hoy. Es abrir senderos. Es comprender que muchas veces la realidad nos dice: ¡Caminantes no hay caminos, se hace camino al andar! La educación popular es comprensión, no solo de las necesidades de las mayorías, sino, aun más, de las urgencias que éstas tenemos de darle fin al dolor, a la angustia, al ahogamiento, al aislamiento de esta sociedad actual que nos impide ver el bosque, que nos impide ver el mañana y el hoy que queremos. La educación popular es una enorme ventana al pasado, a nuestras semillas. La educación popular es la risa que seca y secará nuestras lágrimas.

Olavarría, Mesa de Emergencia: Frente a la crisis, organización y lucha colectiva

Si de luchas territoriales y colectivas se trata, no podemos dejar de poner la lupa en la experiencia que las organizaciones de la ciudad de Olavarría vienen llevando adelante con la conformación de la denominada “Mesa de Emergencia”, que se convirtió en el dolor de cabeza de la intendencia de Cambiemos de la ciudad. A una semana de las PASO, esta “Mesa” convocó a todas las fuerzas políticas que se presentan en la ciudad y a los medios de comunicación para una conferencia de prensa, donde se expusieron doce puntos a tener en cuenta para paliar la crisis actual y venidera. De esta manera la “Mesa de Emergencia” logró marcar agenda en las plataformas de los distintos candidatos, sustentando estas propuestas a través de un serio diagnostico propio y colocando en una incómoda situación al oficialismo, única fuerza política que no asistió a la cita.

Pero, ¿Qué es la mesa de emergencia? ¿Cómo y cuándo se conformó?

Ya por agosto de 2018 la Federación de Sociedades de Fomento (entidad que agrupa a más de 40 centros de fomento), conducida por una comisión recientemente asumida y combativa, puso sobre la mesa la grave situación que está empezando a percibir en los barrios, debido a la falta de alimentos y asistencia por parte del estado. Es así que con gran atino, plantean una urgente colecta solidaria que se llevó adelante y que tuvo una respuesta contundente de parte de la población. Unos días más adelante, en la “ciudad del trabajo” se produjeron una serie de saqueos a supermercados chinos que fueron fuertemente reprimidos con las fuerzas de seguridad.

Mediante la campaña solidaria de recolección de alimentos planteada anteriormente, la Federación demostraba que no hablaba con el diario del lunes, sino que ya preveía esta situación debido a su alto nivel de inserción en las barriadas.

Tras Los acontecimientos de saqueos nuevamente la federación vuelve a emitir un fuerte comunicado donde exige al gobierno municipal que abra una vía de dialogo con inmediata acción y se pone a su disposición. Pero la repuesta del estado fue: “no le vamos a dar mercadería para que hagan política con ella”. Esta respuesta y negación de parte del estado, lejos de convertirse en un elemento de frustración o desmoralización para algunas de las organizaciones nucleadas en la Federación y para su conducción se convirtió en un efecto multiplicador y empoderante que llevó a la conformación, en el mes de septiembre, de algo mucho más representativo que es esta “Mesa de Emergencia”. Acá se logró confluir con actores sociales independientes que venían organizándose genuinamente en sus barrios para paliar la situación. Este fue un componente fundamental ya que, a diferencia de los ya tradicionales punteros, ellas/os son referentes validadas/os por sus vecinas/os.

Una de las principales medidas tomadas en el mes de octubre del año pasado, fue hacer ollas populares con corte parcial de tránsito y entrega de folletos en simultáneo en varios barrios, donde se exigía la declaración urgente de la emergencia alimentaria. Estas medidas pocas veces realizadas en una ciudad como Olavarría generaron la presión necesaria para que los partidos tradicionales recojan el guante y planteen en el Concejo Deliberante el reconocimiento de la problemática. Esto llevó a que el municipio finalmente abriera el dialogo y se concretara una reunión ya en enero de 2019. Está se formalizó con varias promesas por parte del estado, a las cuales la mesa le dio tiempo a que se llevaran a cabo durante 4 meses.

Al evidenciar que la situación se agravaba y la emergencia no era sólo alimentaria sino que también era de salud, hábitat y de trabajo, se dió la reorganización de la mesa y se involucran sectores nuevos, entre ellos reconocidas profesionales de la salud pública que conducen la asociación de profesionales de salud en la ciudad.

Para llegar a datos o números concretos y como un respaldo de la situación que evidenciamos y denunciamos con palabras, se decidió hacer un diagnóstico de la realidad que nos interpela cotidianamente y que el gobierno parece pasar por alto. El relevamiento se hizo mediante una planilla diseñada por la mesa y a través de los referentes barriales que la conforman se llegó a las/os vecinas/os más vulnerados.  El hecho de que en menos de un mes se haya juntado una muestra de 176 familias (800 personas) no es menor, ya que da cuenta del alcance y la llegada de cada organización a los sectores más postergados. Al cierre de esta edición esas planillas ya suman un total de 226 familias, lo que da una muestra de más de 1.000 personas.

Las cifras son alarmantes en relación a la falta de trabajo, el déficit habitacional, los problemas de salud y las pocas políticas públicas que implementa el estado (siendo estos en su mayoría dependientes del nivel nacional).

Entendiendo lo emergente de esta realidad y habiendo generado un impacto social profundo desde la Mesa de Emergencia se presentó un proyecto de ordenanza donde se propusieron medidas para atacar estas problemáticas. Conjuntamente con esto se decidió plantar una olla popular en la plaza central, frente al municipio en el mes de julio. Hecho que vuelve a marcar un hito histórico en la ciudad, siendo la primera vez que se lleva adelante esta acción en las puertas del palacio municipal. La jornada estuvo acompañada por los medios locales y la palabra de más de 10 referentes barriales que daban a conocer su cotidianeidad poniendo el cuerpo y la voz. El cierre de esta actividad fue mediante una asamblea en la que se plantearon los pasos a seguir que constaron en elaborar una serie de puntos clave como propuestas que entendían necesarias y urgentes, fundadas en el diagnostico en el que se venía trabajando y volver a plantear una colecta masiva en toda la ciudad con el fin de recaudar alimentos y de visibilizar aún más las acciones de la mesa de Emergencia.

En respuesta a estas actuaciones el estado volvió a tomar un discurso  agresivo y en su sentencia del “hacen política con el hambre de la gente” buscan desviar la mirada, correr el foco de discusión, cuando la triste realidad es que la gente pasa hambre, frío, no tiene trabajo ni salud y ellos no se hacen cargo. Se llena de connotaciones negativas la palabra “política” para que se deje de creer en ella, para generar descontento y desorganización sin legitimar que existe otra forma de hacer política que tiene en cuenta a los que ellos dejan por fuera. Su única respuesta se dio (entendiendo que estamos en tiempo electorales) cuando la Mesa hizo visible a través de las redes, historias de familias que vivían en condiciones deplorables, víctimas de la desidia del estado y la falta de compromiso.

Así y a pesar de que ningún integrante de la Mesa pertenece a ninguna de las listas que se disputan en elecciones, lograron meterse en el medio de la discusión electoral por fuera de los partidos tradicionales, convocando a una conferencia de prensa donde asistieron referentes de todas las fuerzas políticas, entre ellos el precandidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires, Christian “Chipi” Castillo. Sustentados por el diagnostico, se expuso el descontento en los barrios y las propuestas que generaron para enfrentar la situación actual de crisis. Con repercusiones en todos los medios locales, las denuncias cobraron carácter masivo y se volvió un punto que se incorporó en cada cuestionario a la gestión actual por parte del periodismo.

La colecta de alimentos llego después y demostró la solidaridad de los vecinos, con más de 60 voluntarias/os, dispuestos en doce supermercados. Durante dos días intensos se consiguió visibilizar aún más las problemáticas y recaudar gran cantidad de donaciones.

Cuando el estado municipal adhiere a las mismas premisas que sus pares provinciales y nacionales, de negar la realidad provocada y mirar hacia un costado, esta agrupación no se detiene. Estando próximo a que se trate en el consejo deliberante el proyecto de ordenanza presentado, la Mesa de Emergencia se encuentra más afianzada que nunca incorporando cada vez más actores sociales convencidos de la unidad en la acción. Por eso, y gracias a estas experiencias en las calles y la organización popular de base, hoy más que nunca entendemos la importancia de las luchas colectivas.

Bachilleratos populares: 15 años de lucha y organización

Tras 15 años de existencia  los Bachilleratos Populares de Jóvenes y Adultos en la Argentina siguen constituyendo una experiencia organizativa de vanguardia a nivel latinoamericano y mundial. Aunque se los encasilló dentro del lugar de  “alternativa” a la educación neoliberal, los “bachi” son una forma de construir otra educación, que construye otro tipo de vínculos, otra sociedad, alejada de los valores capitalistas.

 Nacidas al calor del movimiento de fábricas recuperadas, las experiencias se han desplegado en todo el país, aunque su foco de mayor presencia son la ciudad y la provincia de Buenos Aires y siguen abriendo nuevos espacios con marcada inserción territorial, vinculando de esa manera la problemática educativa con otras propias de la explotación de clase. Tras estos 15 años, también, se han complejizado estas experiencias, determinando distintos matices en cuanto a su concepción. Algunas de ellas han reforzado el carácter autónomo de sus construcciones, limitando al máximo la relación con el Estado, del cual solo esperan reconocimiento para la titulación estudiantil (algunas, más autonomistas, niegan al Estado y no reclaman ni siquiera el reconocimiento de títulos). Otras experiencias han sucumbido a presiones partidarias, pasando a convertirse en meros centros de cooptación de militantes, subordinando a este objetivo sus luchas y reivindicaciones particulares. Sin embargo, la mayoría de los ‘’Bachis’’ hoy sostienen sus banderas reivindicativas, acumulan sus experiencias organizativas al calor de la historia de lucha en nuestro país y proponen un modelo de organización de clase.

Aportes para un balance

Existiendo varias fuentes de historización de estas experiencias que pueden ser consultadas, pretendemos más bien sumar a un breve balance que dé cuenta del aporte  político-pedagógico de los ‘’Bachis’’ a la construcción revolucionaria a la que, como guevaristas, adscribimos. Queremos destacar, en ese sentido, dos dimensiones de esta experiencia organizativa, las cuales hacen parte de la construcción de proyectos político-pedagógicos en los que la escuela adquiere un claro rol político, pero sin que se difumine el lugar específico que tiene la educación en el plano general de la lucha de clases.

En primer lugar, como lo sintetiza el filósofo Georg Lukács, ‘’la misión histórica del proletariado consiste, pues, en apartarse de todo entendimiento ideológico con las otras clases y alcanzar su clara conciencia de clase sobre la base de la especificidad de su situación de clase y la autonomía de sus intereses clasistas, que derivan de aquella’’. Nuestra experiencia cotidiana nos permite pensar que la clase dominante, siendo numéricamente minoritaria, ha sabido sostener su dominación sobre la base de eso que Gramsci llamó ‘’hegemonía’’, haciendo que la clase dominada, siendo mayoría, asuma como suya la ideología y los intereses propios de sus verdugos. Este hecho no nos debe hace tomar como propios ningún discurso populista, por progresista que parezca, sino que, por el contrario, debe invitarnos a asumir con responsabilidad la tarea histórica de aportar lo que podamos a la organización autónoma de la clase trabajadora, precisamente por la necesidad de que esas mayorías se deshagan del influjo que posibilita su opresión.  La educación popular se nos presenta entonces como un aporte de la clase trabajadora (no ‘’para’’ la clase trabajadora) nacido y criado al calor de las más combativas experiencias de lucha en nuestra-américa, sistematizado entre otros autores por Paulo Freire y que, en términos de la primera dimensión, la deconstrucción de la ideología dominante, se nos emparenta con la construcción de una consciencia de clase; reconociendo la dinámica actual de la lucha de clases y, en particular, los resortes sobre los que descansa la dominación en la formación social específica o el territorio en el cual actuamos.

Uno de los pilares de la educación popular se fundamenta en la necesidad de acompañar la renovación de los contenidos educativos que han sido tradicionalmente diseñados por los sectores dominantes de la sociedad, por contenidos flexibles diseñados colectivamente y que integren dialécticamente las experiencias del estudiantado, sumando a esto una transformación radical de las formas con las cuales estos mismos sectores construyeron el sistema escolar como parte de un esquema de dominio; como transmisor de la jerarquización. Hablar de educación para  trabajadorxs debe apuntar al reconocimiento de estos dos aspectos; formas y contenidos de la educación.

En cuanto a las formas, dos factores cobran meritoria relevancia. Por un lado, la importancia de que la perspectiva de construcción colectiva del conocimiento se vea sostenida por una transformación de los presupuestos tradicionales de distribución de poder en el aula. La modificación del rol docente hacia una posición de coordinación y acompañamiento del trabajo estudiantil puede manifestarse concretamente en la generación de espacios que superen la exposición magistral. Esto requiere un esfuerzo especial para que lxs docentes escuchen y mensuren las diversas trayectorias de formación que caracterizan a lxs estudiantes, y puedan valerse de ellas para encaminar el grupo hacia una construcción común. Se trata de docentes que lean las divergencias y sean capaces de armar grupalidades a partir de ellas.

Por otra parte resulta esencial que la lectura integradora de los procesos sociales y su formulación en el ámbito docente se construya con prácticas igualmente integradoras y críticas. Por ello, es esencial la articulación entre las materias, sus programas, los trabajos, las lecturas y las prácticas que se llevan adelante. Se busca generar correspondencia entre las formas que nos proponen para estudiar y los resultados que se esperan obtener. Para educarnos de forma crítica y con una lectura integradora hay que tener prácticas educativas igualmente críticas e integradoras.

Desde la educación popular se entiende que todo proceso de comprensión de la realidad presupone siempre un modo determinado de intervención en la misma, ya que la interpretación de los fenómenos de la realidad no es independiente de una acción/actuación sobre los mismos. Comprender, desde esta perspectiva, no es sólo interpretar sino, sobre todo, “aplicar”. La “aplicación” está contenida en la comprensión en la medida en que siempre comprendemos desde nuestra pertenencia a un mundo en el cual estamos ya siendo (‘’nuestro’’ territorio). Se repele el ideal ‘’objetivista’’ de la ilustración, según el cual es posible una explicación distanciada de los acontecimientos sociales. Toda pedagogía considerada “neutral” está destinada a reproducir las desigualdades, al aceptar y legitimar las condiciones de existencia de los sujetos; en este caso, la explotación del trabajo. Por este motivo, una educación popular no puede desconocer esta dimensión aplicativa de la comprensión y por ello se enriquece desde una mirada específica de la realidad social que se inscribe en la perspectiva del materialismo histórico, ya que es éste una “filosofía de la praxis” que ha sabido condensar el análisis científico de la estructuración capitalista, al tiempo que ha propuesto un marco de intervención para su superación. Contribuir a la construcción de una pedagogía emancipadora que ponga en cuestión la aceptabilidad del actual orden social debe apuntar indefectiblemente a destruir los discursos que han legitimado ese orden. Para alcanzar este objetivo no se trata solamente de ‘’revisar’’ los mismos temas para darle otra lectura. Hay que atreverse a más. Hay que atacar radicalmente el recorte hecho por la narrativa dominante. Toda una historia de lucha del pueblo está ahí para ser contada. Algunos dicen que hay que aprender el discurso del enemigo para poder deconstruirlo, y que entonces, después, contaremos nuestra historia como trabajadorxs. Sin embargo, hoy desde los ‘’Bachis’’ se intentan romper periodizaciones dominantes, temas eurocéntricos, lecturas prejuiciosas, tabúes históricos.

La organización de la clase

Las estructuras administrativas típicas de la escuela burguesa brillan por su ausencia en los Bachilleratos Populares. Estas son reemplazadas por espacios asamblearios, toma de decisiones democráticas, división de tareas,  rotación en los roles de responsabilidad, entre otros. La dinámica de existencia de lo educativo tampoco se limita a los horarios del tiempo áulico. La inserción de las problemáticas territoriales tensionan los límites entre el adentro y el afuera de la escuela; limites que se borran para ganar en perspectiva política y para que la experiencia educativa se vincule con la realidad material y concreta. La escuela no aspira resolver todos los problemas comunitarios, pero si se propone generar lógicas de organización autónoma en donde los valores de solidaridad, cooperación y combatividad se impregnen en las subjetividades críticas que, en medio de dinámicas dialécticas de reflexión, practica y nueva reflexión, se autoeducan como clase explotada para liberarse de las cadenas de su explotación; empezando por donde hoy es posible empezar, pero sosteniendo al tiempo una vocación de construcción futura. Aprender a juntarse como clase para reconocer y luchar por resolver los problemas que nos afectan a partir de nuestra condición.

Actualmente, las lógicas de individualismo, competición y mercantilización se impregnan en el ámbito educativo, reconociendo la relevancia social de la escuela como espacio del desarrollo humano y las posibilidades de negocio que en este se vislumbran. La privatización neoliberal apunta también al vaciamiento de la educación pública. Esto se vive tanto con la precarización laboral docente, como en las políticas ‘’de reforma educativa’’ del gobierno que atentan contra el financiamiento y los contenidos de la educación. No hay duda; quieren meter sus dientes pues, a pesar de todas las críticas que se tengan contra el sistema educativo, la posibilidad de educarse sigue siendo un motor de las aspiraciones sociales de toda la población.

Por ello, teniendo bien claras las críticas que le tengamos que hacer al sistema escolar heredado de la añeja aspiración de homogenización nacionalista, la educación popular que reivindicamos se mantiene firme en la idea de defender la educación pública. Ello no solo significa la gratuidad, implica además algo mucho más importante; la participación colectiva frente a la construcción de lo común. La educación es la posibilidad de construcción del ser social y, en ese sentido, un espacio concreto de definición de la equidad. Eso debe ser nuestro; una conquista y un derecho, un espacio de participación y un horizonte de lucha. Ni la forma de pagar favores a los punteros políticos ni el negocio de los ladrones de cuello blanco que habitan La Rosada. Los ricos y poderosos solo aspiran a mejorar el sistema de dominación; para eso quieren usar la educación; pero la escuela pública es una conquista histórica y no se la vamos a regalar.

Mucho se ha escrito para reconocer en la escuela su carácter reproductor de los valores capitalistas que hegemonizan nuestras sociedades. Pero, al mismo tiempo, ese mismo espacio de construcción de lo común puede y debe ser transformado en herramienta para edificar el necesario nuevo orden que se disponga para beneficio de las mayorías. Eso puede empezar a hacerse ahora: reforzando nuestra autonomía organizativa, defendiendo nuestra cultura y valores de clase trabajadora, actuando como docentes que con el ejemplo de la praxis les diremos a lxs estudiantes que educarse no es lograr un éxito personal, pasar de año o tener buenas notas, ¡no!. Los ‘’Bachis’’ apuntan a crear subjetividades críticas. Educarse es formarse para participar colectivamente en la transformación del mundo, por otro en el que, como dicen los zapatistas, quepamos todxs, y vivamos dignamente.

Educación pública es la que el pueblo construye para liberarse; por eso desde los ‘’Bachis’’ hablamos hoy de educación pública popular. Los Bachilleratos Populares de Jóvenes y Adultos en la Argentina constituyen no solo una experiencia histórica de organización de clase sino, además, hacen su aporte en la prefiguración de una escuela pública que nos permite vislumbrar el horizonte de trasformación revolucionario que está, sin duda, por venir.

RECONOCIMIENTO DE LOS BACHILLERATOS POPULARES

FINANCIAMIENTO INTEGRAL – VIANDAS Y BOLETO ESTUDIANTIL

SALARIO PARA LXS DOCENTES

NO A LA REFORMA DE ADULTXS

En Olavarría también sufrimos los ajustes de la macrisis

Olavarría, ciudad de alrededor de 140.000 habitantes, ciudad cementera, ciudad con barrios periféricos abandonados por el municipio. Ciudad con grandes espacios verdes sin ninguna producción, ciudad que no es la excepción a las políticas de miseria que deja el Macrismo. Ciudad con un actual intendente del PRO, que obviamente, da la espalda al pueblo, a aquellas y aquellos que más padecen el ajuste, las necesidades  y el  desempleo. A aquellas/os que tienen voz, pero que no son escuchados por quienes dicen ser sus representantes.

Por eso, le hicimos una nota a Romina Domínguez, vecina del barrio Matadero de Olavarría, encargada del “Merendero Ángel de la Bicicleta”, presidenta de la actual junta vecinal del barrio, vocera de las y los vecinos. Integrante de la Mesa de Emergencia, militante, mujer. La Mesa de Emergencia se formó el año pasado con distintas Sociedades de Fomento, Juntas Vecinales, comedores, merenderos y referentes barriales. Después de seguir varios pasos, hace 20 días se hizo la una olla popular con asamblea, frente al Municipio, donde participaron alrededor de 100 personas de varios barrios. El reclamo principal es que se declare emergencia alimentaria en Olavarría.

Romi, como le decimos nosotros, es una gran mujer, luchadora, solidaria y que enfrenta a quien sea necesario  para ayudar a quienes lo necesiten. Romi visita el municipio cada dos por tres reclamando para el barrio, para las/os vecinas/os. Romi no tiene miedo, no se calla. Entonces quisimos hacerle estas preguntas y darle más voz.

Senda Guevarista: ¿Cómo ves tú barrio?

Romina Domínguez: Ha cambiado, desde hace dos años atrás, lo veo con muchas más necesidades, mucha gente desempleada. Es un barrio grande, con mucha falta de obras públicas y falta de asistencia del estado.

SG: ¿En qué lugares participas, como vecina, ayudando?

RD: Como presidenta de la junta vecinal, ayudo a las y los vecinos con los reclamos que son para el barrio, también tengo un merendero en mi casa que se abre dos o tres veces a la semana, asistiendo a las necesidades en la familias. También participo en un grupo llamado “Mesa de Emergencia”, que asistimos a las familias más necesitadas cuando el estado no se hace presente. Y como militante de Juventud Guevarista y C.P.S 29 de Mayo siempre estoy en contacto con las y los vecinos.

SG: ¿Qué crees que le faltaría al barrio para que le dé una vida digna?

RD: Iluminación, obras de asfalto, plazas, espacio verde, un espacio físico, servicios públicos, seguridad, fuentes de trabajo.

SG: ¿Qué podrías contar de Galli como intendente de la ciudad?

RD: Que hace 4 años que esta como intendente, que nunca nos recibió en su oficina, nunca lo vi recorrer el barrio, que no está capacitado para ser intendente , porque su prioridad  es el centro de la ciudad . Cuando en los barrios hay personas que están pasando por situaciones críticas: ambiental , alimenticia , de salud y económica , etc.

SG: ¿Cuál sería tu sueño?

RD: Mi sueño sería que algún día seamos representados por un presidente que nos ayude a salir adelante, que no haya más merenderos, comedores, gente sin trabajo o viviendo en la calle, niños desnutridos que seamos escuchados y que toda la gente pueda vivir dignamente.

Entre Ríos sentenciada. La condena de los agrotóxicos

La vía judicial: revés histórico para el Gobierno provincial

En octubre de 2018 el Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Entre Ríos confirmó el fallo que prohibía la fumigación de las escuelas rurales. El tribunal rechazó la apelación presentada por el gobierno de Entre Ríos, confirmando el fallo de Cámara que hizo lugar a la acción de amparo presentada por AGMER (Asociación de Magistrados de Entre Ríos) y el Foro Ecologista de Paraná contra el Gobierno de la provincia y el Consejo General de Educación (CGE). El mismo resulta relevante por cuanto dispone cuatro medidas fundamentales:

  1. Prohibición de la fumigación terrestre con agrotóxicos en un radio de mil metros alrededor de todas las escuelas rurales de la provincia, y la aérea en un radio de tres mil metros;
  2. Obligación al Estado provincial de realizar estudios exhaustivos que permitan una real cuantificación del nivel de contaminación y la delineación de pautas objetivas tendientes a la prevención de daños futuros;
  3. Condena al Estado y la CGE a implementar barreras vegetales a una distancia de 150 mts. de las escuelas rurales en el plazo de dos años;
  4. Suspensión de todas las aplicaciones de agrotóxicos en las áreas sembradas lindantes a los establecimientos educativos rurales, en horario de clases, debiendo realizarse estas en horarios a contra turno o fines de semana.

Hasta acá parecía todo muy bonito y prometedor, teniendo en cuenta la lucha de más de diez años que vienen llevando adelante distintas organizaciones ambientales y por la agroecología, y el creciente, notorio y terrible daño que venimos sufriendo los/as habitantes de la provincia, por los venenos que nos inoculan día tras días sin ningún tipo de control. Pero, como era de esperar, el gobernador Bordet y los mismos que nos envenenan sin pudor pusieron el grito en el cielo. Es así que dos meses después, el Ejecutivo provincial firmó en diciembre del año pasado el decreto 4407/2018, en una suerte de intento de saltar lo dispuesto por la Justicia. El mismo reduce la prohibición de aplicación de los venenos a tan sólo cien metros si se trata de fumigaciones terrestres y quinientos en caso de aplicaciones aéreas. Además, hace hincapié en las llamadas “buenas prácticas agrícolas”, como si estas recetas demodé y pisoteadas hasta el cansancio fueran la solución a tanta enfermedad y muerte.

Ante esto, en febrero de este año las mismas organizaciones anteriormente actuantes vuelven a presentar un amparo este año, pidiendo la nulidad del decreto. Se hace lugar a este pedido por considerar la Cámara Segunda en lo Civil y Comercial que el mismo es inconstitucional debido a que ignora el fallo anteriormente mencionado, y declara la nulidad de los arts. 1º – fumigación terrestre a más de cien metros- y 2º -fumigación aérea a quinientos. Estas disposiciones fueron confirmadas por el STJ a mediados de mes, ante una nueva apelación del Ejecutivo que resultó desfavorable.

Los Agrotóxicos matan

Estaba sentenciada. Ana fue envenenada con agrotóxicos durante los seis años que trabajó en la escuela N° 11 de San Antonio de Areco. Ana Zabaloy fue asesinada por la desidia del estado y de unos pocos que no les importa nada, más que engrosar sus riquezas, destruyendo todo a su paso.

“Somos muchas las docentes rurales que padecemos esta misma realidad, las fumigaciones nos atravesaron la vida y en muchos casos se llevaron por delante nuestra salud. Nadie nos los contó, no lo leímos en ningún diario, nos pasó, lo vivimos, como una cotidianidad inevitable”, explicaba Ana en una carta publicada en la revista Cítrica.

Ella, como tantos otros, sufrió parestesia facial, insuficiencia respiratoria por recibir, igual que sus alumnos, fumigaciones con agrotóxicos. Falleció el sábado 8 de junio de este año, enferma de cáncer.

Estaba sentenciado. Fabián fue asesinado. Realizaba tareas de carga y bombeo, para una empresa fumigadora. Fabián Tomasi falleció el 7 de septiembre de 2018 en su casa en Basavilbaso (Entre Ríos).

“Mis primeros síntomas fueron dolores en los dedos, agravados por ser diabético, insulinodependiente. Luego, el veneno afectó mi capacidad pulmonar, se me lastimaron los codos y me salían líquidos blancos de las rodillas. Actualmente tengo el cuerpo consumido, lleno de costras, casi sin movilidad y por las noches me cuesta dormir, por el temor a no despertar. Tengo miedo de morir. Quiero vivir”.

“Hoy sólo puedo ver la cara de Antonella González, una nena que murió de leucemia en el Hospital Garrahan, hace apenas 4 meses. Había nacido en Gualeguaychú, hace apenas 9 años. Y falleció, víctima de los agroquímicos. Los médicos lo sabían, todos lo sabíamos. Como también sabemos que un 55 % de los internados en el Garrahan por cáncer, provienen de nuestra provincia. La más fumigada del país, una de las más envenenadas del mundo”. Carta publicada por Fabián en la Garganta Poderosa en marzo de 2018.

Día a día seguimos pagando el costo del modelo del veneno. Y a contramano de estos monstruos como Monsanto/Bayer, tanto el kirchnerismo-peronismo, como el macrismo-radicalismo, negocian a cualquier costo, provocando consecuencias atroces, al punto de enfermar a poblaciones enteras. Somos nosotros/as los que nos tenemos que organizar y acompañar las luchas, las resistencias, que son muchas y que dejan en jaque a los asesinos. Sabemos que hay que cambiar de raíz, desde cero, construir una sociedad que no nos mate por la mezquindad más abominable.

En Entre Ríos, distintas organizaciones vienen denunciando y enfrentando el modelo del veneno. Si querés sumarte, colaborar, informarte, podés hacerlo a través de la “Coordinadora por una vida sin agrotóxicos”:

Basta es basta: bastaesbasta.blogspot.com

Por la Vida Sin Agrotóxicos

Ronda de los Martes

Granja La Dorita

Marcha Plurinacional de los Barbijos

Red Federal de Docentes Por la Vida

UAC Litoral

Foro Ecologista de Paraná

Red de Abogadxs de Pueblos Fumigados

El costo Humano. Pablo Piovano.

La lucha sindical y social ante el panorama electoral

NO QUIEREN MEJORAR LA VIDA DE LOS Y LAS LABURANTES, QUIEREN GANAR ELECCIONES

El hambre golpea a lo largo y ancho del país. Los “sin techo” ya son moneda corriente en esquinas y plazas de las grandes ciudades. Pibas y pibes en cada rincón pidiendo un mango en los semáforos, vendiendo algo, limpiando un vidrio, buscando la forma de tener una moneda. Despidos por aquí y por allá, fábricas que cierran, docentes con pésimas condiciones laborales y alumnos con pésimas condiciones de estudio. Científicos que se van, viejos que no tienen para los remedios, los precios por las nubes. Bronca que brota por aquí y por allá. Sin embargo, para Héctor Daer, titular de la CGT, “al paro le falta maduración y consenso. No hay clima de paro en las bases”.

Como para parar no hay consenso, la CGT llamó a una movilización para pedir “un país con producción y trabajo”. Llamativamente, la marcha no contará con escenario ni acto; tan solo se leerá un documento consensuado con los gremios que se adhieran. Un detalle no menor es que la protesta terminará en avenida de Mayo y Nueve de Julio, evitando llegar a la Casa Rosada. Ya lo había anticipado Hugo Yasky en diciembre: “hay que evitar paros en un año electoral”

ACUERDOS NAC&POP

La paritaria docente de la provincia de Buenos Aires suele ser la vara que marcará el resto de los acuerdos salariales del país. Lo que acuerden lxs docentes será lo que acuerden la mayoría de los gremios. Por eso año tras año es trascendental el debate entre las gestiones provinciales y los representantes gremiales. Curiosamente en uno de los peores momentos políticos de Cambiemos, donde hasta los grandes medios de comunicación están empezando a desligarse de la gestión de Mauricio Macri (no así de la gobernadora Vidal) los principales gremios (vinculados al kirchnerismo) han aceptado una propuesta salarial que parece una burla y que no establece parámetros ni pautas claras de cumplimiento: 15,6 por ciento en cuotas –para compensar el poder adquisitivo perdido en 2018– y la promesa de incrementos trimestrales acorde a los índices inflacionarios.

Mientras algunos dirigentes sindicales aceptan las promesas de Vidal (aún ante un gran descontento de las bases) desde ATE provincia de Buenos Aires se convocó a un paro para esta tarde en reclamo de un acuerdo salarial con un piso de un 23% y la aplicación de la clausula gatillo. Si bien el paro estuvo anunciado desde los últimos días de marzo, lo cierto es que con el correr de los días hubo idas y vueltas donde no se sabía si eran uno o dos días, si se movilizaba o no se movilizaba, quienes adherían y quienes no, generando un desconcierto ideal para la desmovilización. Por el momento desde la gobernación no hubo respuestas y se prevé otra jornada de paro por 48 horas para la próxima semana.

MOVIMIENTOS EN ALERTA

Se terminó el diálogo, o al menos hay una pausa entre el gobierno nacional y las organizaciones sociales encabezadas por la CTEP. Tras tres años de acuerdos que mantuvieron la paz de las otrora organizaciones piqueteras, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, junto al Frente de Organizaciones en Lucha y el Frente Darío Santillán, entre otros sectores, lanzaron un alerta sobre la cancelación unilateral de reuniones pactadas con el gobierno nacional a fin de iniciar distintos reclamos que ayuden a paliar la situación de miles de personas que están sufriendo de manera directa las consecuencias del modelo neoliberal. Ante esta situación ya advirtieron que, de no tener respuestas a corto plazo se multiplicarán las jornadas con cortes y ollas populares como las del 20 de marzo que se desarrollaron en todo el país.

Así las cosas, el panorama para los y las trabajadoras se vuelve por demás complicado. Con salarios de miseria y la desocupación en plena escalada, parece que desde los arcos sindicales y políticos solo hay una cosa por hacer: rezar para llegar a octubre de la mejor manera posible, y que el mesías del peronismo venga a salvarnos del desastre al que nos sometió el malo de Mauricio, al que la gran mayoría le garantizó la gobernabilidad, y al cual van a acusar de todos los males en caso de que pierda la presidencia a fines de este año.

Habrá que insistir para que los dirigentes convoquen finalmente a un paro nacional, o habrá que seguir derribando atriles, palcos, y lo que haya que derribar para que alguna vez se escuchen las voces de trabajadores y trabajadoras.

Macri es el asesino de Rafael

A la memoria de Rafael Nahuel, asesinado por las balas de Macri

 

 

El jueves pasado el juez federal Gustavo Villanueva, que actúa al servicio de las transnacionales Benetton, Lewis y  petroleras, desalojó por la fuerza el Lof Lafken Winkul Mapu, atropellando derechos básicos inclusive de niños y niñas de la comunidad. Según lo recabado, en medios de comunicación alternativos y populares, el día Sábado 25 las fuerzas de Prefectura Naval que aún estaban en la zona asesinaron a un miembro solidario con la comunidad e hirieron a otros dos que se habían refugiado el jueves en los cerros. No se sabe de la suerte de varios que aún están en las montañas perseguidos por la represión a punta de ametralladoras y además no se da información sobre la identidad y la situación de los heridos.

En primer lugar debemos exigir el cese del hostigamiento y el acceso para los organismos de DDHH a la información con respecto a la identidad y la situación de aquellos que fueron reprimidos por la Prefectura Naval en el LofLafkenWinkulMapu. Una vez más observamos que se desarrolla una operación de “encubrimiento”, ya que al igual que en la represión en la comunidad Cushamen (donde el Juez que dio la orden de represión es el mismo que instruye la investigación de la lo sucedido), peligra todo tipo de conservación de las pruebas y  posibles  testimonios que puedan aportar a la verdad de los sucesos.

Las comunidades de pueblos originarios, reprimidas y desterradas desde la Campaña del genocida Roca hasta el presente,  lograron con su lucha el reconocimiento de sus derechos en la ley, a través del Art 75 inc. 17 de la Constitución Nacional, donde se “reconoce la preexistencia étnica y cultural de los pueblos indígenas”. Sin embargo, pese a lo que dice la constitución, sus tierras fueron y siguen siendo despojadas a pura violencia y exterminio, como así lo prueban numerosas investigaciones de universidades nacionales y el Conicet. Los Capitalistas que financiaron aquella campaña a fines del siglo XIX, ahora trasnacionalizados e integrados al imperialismo, son los mismos que manejan la justicia, las fuerzas policiales, y los gobiernos cuyas campañas y estructuras financian. Por lo tanto la acción estatal es ilegal e ilegítima, y sólo pretende defender los intereses trasnacionales en la región y negar estos derechos preexistentes.

Además, estos Capitales al tener una hegemonía absoluta y monopólica en los medios de comunicación, pretenden engañar al pueblo haciendo creer que el asesinato de Rafael, al igual que en el caso de Santiago Maldonado, es producto de “enfrentamientos” cuando en realidad son comunidades asediadas por el poder Estatal y sus fuerzas entrenadas, armadas y numéricamente superiores. Estos periodistas y medios, gozando de la impunidad de sus amos, cumplen una función primordial en el encubrimiento de estos crímenes de Estado, y dan plena cobertura a la política persecutoria y asesina del Gobierno de CAMBIEMOS, sin temer a ninguna pena por encubrimiento, amparados por la libertad de prensa burguesa en la cual se puede mentir y difamar, discriminar sin deber explicaciones a nadie.

Estremece aún el letargo del campo popular para salir decididamente a resistir las políticas anti pueblo de Macri y compañía, y mucho más cuando ya se está asesinando abiertamente desde el Estado. Pero las organizaciones con disposición de lucha debemos movilizar los pocos medios a nuestro alcance para que el pueblo no permanezca impávido y lograr canalizar las reservas morales de dignidad de un pueblo que lleva en su memoria histórica, ahogada a veces por la infinita propaganda del sistema, legendarias y épicas luchas contra la represión y el autoritarismo que contienen estos crímenes de lesa humanidad contra el pueblo pobre y trabajador.

 

A Rafael Nahuel lo asesinó Macri. El Estado es Responsable.

Prefectura es el brazo ejecutor hoy, como ayer fue Gendarmería.

Juicio y castigo a los autores materiales e intelectuales del asesinato.

Movilización y lucha en todos los lugares de trabajo, estudio y barriadas.

¡La verdad es revolucionaria, y con ella el pueblo vencerá!

¡Rafael y Santiago, presentes, ahora y siempre!