Carta urgente de una colombiana en Argentina

Hace cinco días que comparto todo lo que puedo, escribo, le pido a lxs amigxs, a lxs conocidxs, a quien pueda, que se hagan eco del grito desesperado de mi país. Hace cinco días que la angustia no me abandona, que la sensación de comodidad de casa me resulta dolorosa. ¡Qué difícil estar lejos! ¡Qué difícil ver cómo tus hermanxs siguen en la calle a pesar del miedo y de la certeza que quizás pueden encontrar la muerte! ¡Qué difícil es darse cuenta que el mundo sigue, que no se paraliza cuando el estado asesino dispara!

Mi hijo me pidió que no hablara más de esto tan triste en la mesa. Porque sí, hace cinco días que no encuentro paz, que estoy enojada. Le dije que tenía razón, pero que no todo era tan triste, aunque estaba muriendo gente había algo hermoso, que en medio de todo esto había algo realmente hermoso y era gente en la calle luchando, organizada, luchando por todxs, por los odiadores seriales, por los que los llaman vándalos, por los que se enojan por las paredes sucias, por los monumentos rotos, por todxs, incluso por mí que estoy tan lejos. Entonces encontré un poquito de consuelo en esa respuesta no muy pensada, que salió de las tripas y no del cerebro. Encontré una cantidad inexplicable de gratitud con lxs que están en las calles, con lxs que fueron asesinadxs, con lxs que a pesar del miedo siguen ahí. Me pregunto cuan útil es escupir estas palabras. La respuesta es que quizás le lleguen a alguna persona que está por ahí, como yo, siguiendo esto desde la distancia, o capaz le llega a la mamá de Nicolás o de Dylan, o le llega a una de las compañeras violadas, y les alivia saber que lxs abrazo, que las abrazo, que duele, pero que la esperanza que nos están regalando es inmensa.

No es solo la reforma tributaria, es el hambre, es la salud que solo es de calidad para quien puede pagarla, es por la madres de los mal llamados falsos positivos, es por la ignorancia como plan estratégico de silencio asegurado, es por tener un presidente que asumió con fraude, es por la inversión millonaria para propaganda, aviones de guerra, ayuda económica a los bancos, pero para invertir en salud y educación nunca hubo plata… es por la miseria en la que nos obligaron a vivir.

#ElParoNOPara #ColombiaEnAlertaRoja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s