Inti Peredo

Guido Álvaro Peredo Leigue, “Inti”, fue un político, guerrillero, escritor, revolucionario boliviano que nació en Cochabamba el 30 de abril de 1937. Fue militante del partido comunista boliviano ocupando diversas responsabilidades Su carácter internacionalista lo demostró brindando ayuda al  periodista Jorge Ricardo Masetti en la organización del Ejército Guerrillero del Pueblo y también colaborando con  revolucionarios peruanos.

Luego de ser contactado por José María Martínez Tamayo, “Ricardo”, para iniciar los preparativos del foco guerrillero, llega a Cochabamba el 12 de noviembre y 15 días después se une en la selva a la guerrilla del Che. Cuando el 31 de diciembre Monje los visita en Ñacahuazú y les impele a abandonar la lucha, encuentra en Inti, su hermano y los cinco militantes del Partido que le acompañaron, la negativa a esa actitud traidora. Tras el combate de la Quebrada del Yuro, Inti se sobrepuso al dolor de la pérdida del extraordinario dirigente, del hermano y demás compañeros, desempeñando un importante papel en la salida del pequeño grupo de combatientes de la zona insurgente.

Cumpliendo con el juramento que realizó con el resto de los guerrilleros sobrevivientes de continuar la lucha, preparó la segunda guerrilla y decidió marchar a Cuba. Al regresar a Bolivia lanzó su Manifiesto en el que decía: Volveremos a las montañas. En donde anuncia el reinicio de la lucha. Inti murió cuando estaba preparando la segunda guerrilla en las selvas. Luego de resistir contra 150 policías que rodearon la casa donde estaba, alertados por algún delator. Resistió una hora pero fue gravemente herido por una granada. En la cárcel lo torturaron salvajemente pero se sobrepuso sin delatar a nadie hasta que le dieron muerte.

En 1968 escribió una carta a Fidel en la que en una parte decía “El triunfo de la revolución cubana ha señalado un nuevo camino a nuestros pueblos saqueados, humillados y asesinados por el imperialismo y sus peleles de cada país, el único posible, es de la lucha armada. Ha sepultado también las absurdas teorías de fatalismo geográfico que subordinaban el destino de nuestros pueblos a la amistad y “ayuda” de Estados Unidos. Y por encima de todo, esta revolución ha enseñado que la libertad, la independencia y la justicia para los pueblos oprimidos sólo se conquistan con los sacrificios más elevados del hombre. Lucha que, como la de Cuba, ofrecen a la historia el coraje de un Abel Santa María, José Echeverría, Frank País, Camilo Cienfuegos y tantos otros. Demuestran que tales bienes se arrancan luchando y no mendigándolos desde cómodas y tranquilas bancas parlamentarias.” El ejemplo cubano al que hace referencia en estas palabras, él lo llevo a cabo hasta las ultimas consecuencias y las cualidades de estos revolucionarios que con admiración nombraba, él las supo reunir .

Y como dijo en un entrevista su compañera de lucha  Anna Elena Recacoechea recordándolo “fue un hombre del Che, que no traicionó nunca a su jefe ni a su pueblo, y que cada vez que se diga Inti, como en quechua significa Sol, me parecerá que se dirá: el Sol sigue alumbrando la lucha”

¡LA GUERRA CONTINÚA!

¡VICTORIA O MUERTE!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s